“Caza de brujas” en la policía de Alcorcón

De “caza de brujas”. Así ha sido calificada por agentes del cuerpo la maniobra de la Jefatura de la Policía Municipal de Alcorcón, que ha abierto un expediente informativo contra los agentes que participaron el pasado 24 de diciembre en el accidente protagonizado por la entonces concejal de Servicios Sociales, Pilar Araque. La edil casi triplicaba la tasa de alcoholemia cuando arrolló a una mujer de 78 años en el barrio del Parque de Lisboa. La nota informativa redactada por el jefe accidental del cuerpo quiere dirimir quién filtró los datos “de carácter personal no autorizados” sobre el incidente de circulación.

El accidente se produjo a las seis y media de la tarde en la calle de los Derechos Humanos, cuando la edil conducía su Peugeot 207 en dirección a casa de sus padres. Arrolló a una mujer que cruzaba la calle y que tuvo que permanecer ingresada varios días en la unidad de cuidados intensivos del hospital Doce de Octubre, a consecuencia del traumatismo craneoencefálico que sufrió. Los agentes sometieron a la concejal a la prueba de alcoholemia y está arrojó una tasa de 0,70 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Esto supone casi triplicar la tasa.

Pilar Araque presentó la mañana del 26 de diciembre su dimisión de todos sus cargos al alcalde de Alcorcón, David Pérez (PP). Este se la aceptó y destacó la labor de la edil al frente de la concejalía. La tardanza en la renuncia al puesto le valió la crítica de toda la oposición, con el PSOE a la cabeza.

Sin embargo, el accidente de la edil no había terminado. Al menos de momento. El jefe accidental de la Policía Municipal firmó el pasado 2 de enero una nota de régimen interior por la que ordenaba la apertura de un expediente informativo para tratar de esclarecer qué agente facilitó a algunos medios de comunicación los datos del incidente. De hecho, el escrito recuerda que “la violación del secreto profesional y falta del debido sigilo” de los datos que conozcan los agentes en el desarrollo de su trabajo es una falta muy grave. Según el artículo 45 de la Ley de Coordinación de las Policías Locales puede acarrear la suspensión de funciones e incluso la separación del servicio. “El objeto de las correspondientes averiguaciones servirá para detectar a los responsables de las mismas y la exigibilidad de las oportunas responsabilidades y/o penales por la realización de los actos mencionados”, añade la nota de régimen interior.

Esta apertura de responsabilidades ha sido hasta la fecha “muy selectiva”, según denuncian fuentes policiales. Hasta el momento, solo se les ha notificado a los agentes que acudieron al accidente, a los que detuvieron al concejal y a los que instruyeron el atestado. Se ha quedado fuera el responsable de la Unidad de Policía Judicial, entre otros mandos. El malestar es palpable entre los agentes municipales porque muchas veces ha sido el propio Ayuntamiento el que ha informado públicamente de sus actuaciones y de los expedientes disciplinarios.

Fuentes del Ayuntamiento de Alcorcón insistieron en que se trataba de una “investigación interna”, pese a que en la nota consta claramente que se trata de un expediente informativo. Según estas fuentes, no es la primera vez que se lleva a cabo estas investigaciones y que se ha filtrado datos de carácter confidencial. Además, se da la coincidencia de que en el turno que actuó ya se han producido filtraciones similares en tres o cuatro ocasiones de particulares y vecinos de Alcorcón. Por eso, según estas fuentes, se ha querido tomar medidas para evitar estas vulneraciones legales.

Fuente: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/01/12/madrid/1389548019_149912.html

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *