Cesan a Javier Rodríguez, el consejero ‘popular’ de sanidad que humilló a Teresa Romero.

Amortizado el consejero de sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, el que mordiendo la patilla de las gafas y arqueando una ceja dijo que nuestra vecina Teresa Romero había mentido sobre su contagio de ébola, el que dijo que para ponerse un traje de seguridad no hace falta un master, el que dijo que había llegado a la política comido y que tenía la vida resuelta, el que ha dicho que si la enfermera no está muerta es gracias a él. Se especula con que no haya sido por un repentino arranque de dignidad por parte del PP sino porque la falta de vergüenza del cesado parecía quedar fuera de los ya de por sí amplios límites ‘populares’.

El ya exconsejero, tras sustituir a Javier Fernández.-Lasquetty (el que intentó privatizar la sanidad madrileña y recolocado ahora como presidente de la Comisión de Estatuto de Autonomía) no ha durado ni un año. Ahora sólo quedan los otros dos de la foto. Uno, Carlos Baute, que se atrevió a pedir a las víctimas de los despidos de David Pérez que tuvieran respeto cuando estos no hacían otra cosa que protestar durante el pregón (no debía ser el momento para visibilizar la persecución que sufren, uno se debe visibilizar cuando no mira nadie); el otro, el mismísimo alcalde. El cantante, en realidad, siempre ha estado desahuciado artísticamente; muy diferente es el caso del regidor, que lo está políticamente.

Conclusión: las fotos enmarcadas en azul caducan que da gusto. ¿Atraerá la peste a Cañete como a un Gargantúa neoliberal? Na, aquel otro fue un gigante civilizado.

 

De derecha a izquierda, David Pérez, Carlos Baute y Javier Rodríguez.
De derecha a izquierda, David Pérez, Carlos Baute y Javier Rodríguez.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *