El gobierno municipal privatiza el CIPA y se lo concede a una empresa demandada por maltrato animal

Tras varios años de denuncias por parte los voluntarios del centro por la falta de recursos, el gobierno municipal de David Pérez, en lugar de dotar al centro de los medios necesarios, ha decidido pagar por la gestión del servicio del Centro Integral de Protección Animal (CIPA) de Alcorcón a la empresa Recolte Servicios y Medio Ambiente S.A. Una empresa que según ha denunciado el grupo municipal Ganar Alcorcón, ha sido objeto de numerosas denuncias por mala praxis y maltrato animal en los municipios como Parla, donde esta empresa y sus filiares gestionan el servicio de protección de animales.

Desde la sección sindical de Comisiones Obreras del Ayuntamiento han denunciado la privatización del servicio y cómo las políticas implementadas por el gobierno municipal “fomentan la dejadez y el abandono de lo Público para luego poder justificar su gestión a través de empresas o entidades privadas.” Desde el sindicato también han recordado que “la gestión privada supone un mayor coste económico, una disminución de la calidad de los servicios y un deterioro del empleo público y estable.”

Por su parte desde el grupo municipal Ganar Alcorcón han denunciado que “una empresa privada, cuyo fin es el lucro y con una información como la descrita, no puede garantizar el bienestar de los animales en la gestión del CIPA.” El Portavoz del grupo municipal, Jesús Santos, ha declarado que “tras tener conocimiento de las denuncias de maltrato animal y sacrificios que tiene esta empresa, nos hemos puesto en marcha, con absoluta urgencia, para que el Gobierno municipal paralice la adjudicación de las gestión del CIPA a Recolte, así como la apertura de una mesa de trabajo para acordar una solución inmediata y consensuada entre todos los grupos municipales para la gestión del CIPA, garantizando el bienestar de los animales allí recogidos”.

Así mismo han recordado que en la última Comisión Plenaria de la Corporación propuso la recusación del técnico redactor del pliego de contratación y del informe técnico para la adjudicación, José Luis López Michelena, debido a que fue el antiguo veterinario del CIPA y actualmente se encuentra en un proceso judicial por maltrato de animales cuando estaba al frente de dicho centro.

Francisco Javier Birlanga Urbán, Vetmóvil y Recolte

En el expediente de contratación de la gestión del CIPA, Francisco Javier Birlanga Urbán consta como responsable del contrato por Recolte para la gestión del mencionado centro. Birlanga era el propietario de la empresa Vetmóvil y que fue absorbida por el grupo Recolte Servicios y Medio Ambiente S.A., manteniéndole al frente de los servicios de gestión de centros de protección animal y de los servicios veterinarios y, por tanto, manteniendo esta terrible filosofía de trato hacia los animales.

Vetmóvil -predecesora de Recolte- y Francisco Javier Birlanga Urbán han recibido varias denuncias, entre ellas una de la Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid ante Fiscalía General del Estado, por maltrato animal y sacrificios masivos en centros de protección animal.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *