Prohibido beber agua del grifo en un colegio público de Alcorcón

La dirección del colegio público Ramón y Cajal de Alcorcón  ha tenido que prohibir a sus estudiantes beber agua del grifo. El líquido que sale de las cañerías no es apto para el consumo. Se ha impuesto el agua embotellada.

Los padres y madres del colegio público Santiago Ramón y Cajal de Alcorcón llevaban años escuchando a sus hijos que el agua del centro era amarillenta. “Nos comentaban que era asquerosa. Por eso, hace tiempo que algunas familias decidimos que se llevasen de casa botellas de agua para que no beban la del cole”, cuenta Patricia, miembro del AMPA, que tiene una hija cursando 5º de Primaria.

A finales de febrero el AMPA decidió gastarse 104 euros para que un laboratorio, seleccionado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, analizase una muestra recogida en uno de los baños del centro escolar. Una semana después recibieron los resultados. Esa prueba de agua no era apta para el consumo.

De acuerdo a los indicadores establecidos por el Ministerio de Sanidad en el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, el agua del centro supera los parámetros de potabilidad correspondientes a la turbidez y al hierro. Sanidad estima que si en un litro de agua hay más de 600 microgramos de hierro, ese líquido no se debe beber. En la muestra analizada la cifra llega a los 3.440 microgramos de hierro, muy por encima del máximo autorizado.

Un especialista químico consultado por eldiario.es explica que el exceso de hierro hace que el agua sea amarilla. También añade que este elemento químico no afecta a la salud. Aunque sí que considera que hay “un problema de contaminación, que se debe solucionar porque este líquido no se puede beber debido a lo turbio que está”.

Cuando los padres conocieron los datos del análisis, los pusieron a disposición de la dirección del centro, que determinó que “de manera cautelar” los estudiantes no probasen el agua de los grifos y desde entonces se les facilita agua mineral. Además, el AMPA ha presentado una queja ante la Consejería de Sanidad y el Ayuntamiento de Alcorcón al entender que este colegio incumple la normativa sanitaria.

El Consistorio que dirige David Pérez ha decidido realizar un análisis paralelo. Está  a la espera de que les faciliten los resultados porque desconfía de la muestra tomada por los padres, según han contado a eldiario.es. Cuando lo reciban decidirán qué van a hacer. Por ahora, señalan que desconocen la causa por la que se ha alterado el color del agua y añaden que si el estudio que ellos han encargado indica que “el agua es perfectamente potable”, no van a reparar el problema. “Creemos que tienen los resultados, pero no los quieren facilitar porque no les ha salido como ellos han pensado. Nosotros en una semana recibimos el análisis. En teoría, ellos llevan 15 días a la espera”, comenta Patricia.

Agua amarillenta en el colegio Santiago Ramón y Cajal de Alcorcón.

Muestra de agua amarillenta del colegio.

La dirección del centro no ha querido hacer declaraciones, ni justificar por qué han decidido que los alumnos no beban agua del grifo. Por otra parte, el Canal de Isabel II confirma que el problema no radica en el suministro. Afirman que los trabajadores que se han acercado al colegio han comprobado que el agua que ellos aportan “cumple con la normativa vigente” y que pierde calidad al “entrar al centro”.

Leer más: http://www.eldiario.es/sociedad/Prohibido-grifo-colegio-publico-Madrid_0_370963826.html

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *