Vídeo: Acto de Unidad Popular-IU en Alcorcón

Reproducimos a continuación el discurso de la concejala de Alcorcón Rosana Zarapuz durante el acto:

Buenos días a todos y a todas. Para quienes no me conozcais soy Rosana Zarapuz, militante de IU, y concejala en el Ayuntamiento por la candidatura de Unidad Popular Ganar Alcorcón, donde trabajamos junto con compañeras y compañeros de diferentes sensibilidades.

Desde nuestro grupo municipal vemos cada día como el margen que tenemos para poder incidir institucionalmente es muy limitado, pues muchas de las cuestiones relevantes están supeditadas a legislación que sólo es posible modificar con grandes mayorías parlamentarias.

Algunos ejemplos de esto son la Ley Electoral hecha a medida por el PP y que impide llegar a acuerdos entre diversas fuerzas para formar gobierno sin mayoría absoluta, en Alcorcón vemos como el PP con menor número de concejales que la oposición se hizo con el gobierno con 10 votos a favor 13 en contra y 4 abstenciones. En educación y sanidad, prácticamente no hay competencias a nivel municipal, nos llegan denuncias de la dejadez en la que se encuentran muchas de nuestros centros sanitarios y educativos, falta de medios, infraestructuras, goteras, humedades, llegando a salir agua turbia en colegios como el Ramón y Cajal y Bellas Vistas, plagas de ratas o niños sin ruta escolar como en Campodón. Falta de centros de salud como en Parque Oeste y Ensanche Sur que aunque tienen los terrenos cedidos desde hace años, y a pesar de ganar una moción exigiendo su contrucción, desde la Comunidad de Madrid no se ve necesario.

Hay dejadez de mantenimiento y limpieza en amplias zonas de Alcorcón, por falta de medios, tanto humanos como materiales, no hay que olvidar la cantidad de despidos que ha realizado el gobierno del PP.
Aún así se han conseguido algunas victorias. Hemos conseguido aprobar un Plan de ayuda a las rentas bajas, que desde el pleno se inste al Gobierno entrante a la derogación de las dos reformas laborales, y también la creación de un corredor ecológico.

Se ha paralizado en el pleno varias veces el proceso de desfuncionarización de de los trabajadores y trabajadoras municipales. Sin embargo el Gobierno municipal hace caso omiso porque que la Ley de Grandes Ciudades permite que el poder político no resida en el pleno del Ayuntamiento sino en la JGL.

Estamos trabajando para cambiar el reglamento orgánico municipal y el reglamento de las justas de distrito, para darle a la participación ciudadana el peso que se merece.

Estas pequeñas victorias son a todas luces insuficientes, ni siquiera bastaría con gobernar el municipio ya que seguiríamos atados de pies y manos. Se hace necesario por tanto construir un nuevo país, un proceso constituyente participativo que supere el actual régimen caduco, es necesario un programa de ruptura, capaz de garantizar los derechos sociales y laborales de los trabajadores y trabajadoras, que son los que generan la riqueza social. Derechos que como todos sabemos llevan años siendo recortados puesto que los culpables de la crisis aprovechan la misma para aumentar sus beneficios, esta es la lógica intrínseca del capitalismo.

Necesitamos construir entre todos y todas un nuevo páis donde la economía este al servicio de las personas, no de los mercados, donde se rescate a la gente y no a los banqueros. Es necesaria una banca pública, la nacionalización de los sectores estratégicos, para ponerlos al servicio de la mayoría social. Es necesario un sistema fiscal progresivo en el que las rentas del capital y las salariales tributen igual para una mejor redistribución de dd riqueza.

Necesitamos un nuevo país de libertades, sin leyes mordazas, sin huelguistas en procesos judiciales o encarcelados en régimen FIES, sin juicios farsas politizados, sin empresas que incumplan las sentencias judiciales. Un país donde ninguna familia esté por encima del resto, donde podamos elegir si queremos ser súbditos o ciudadanos.

Necesitamos un país con una educación pública y de calidad, laica y solidaria, sin discriminación por género ni raza. Un país laico donde la Iglesia Católica tribute a las arcas públicas como todo el mundo.

Un nuevo país en el que se persiga realmente la corrupción hasta las últimas consecuencias, con representantes políticos que se deban realmente al pueblo y no vivan en una burbuja de la que solo salgan durante la campaña electoral, sin puertas giratorias, donde se consulten democráticamente las cuestiones realmente importantes, con una Justicia gratuita e independiente, donde la Administración Pública esté al servicio de los ciudadanos y no de los intereses privados.

Un país feminista, con igualdad de derechos y deberes entre mujeres y hombres, sin brecha salarial, donde realmente se eduque en la igualdad y se combata el patriarcado. Trabajar por la verdadera igualdad de derechos de las personas LGTBI, no sólo en lo formal.

Dicen que se puede medir a una sociedad avanzada por el trato que da a los animales. Necesitamos un país donde situaciones como la de los animales y trabajadores del CIPA de Alcorcón no sean posibles.

Necesitamos un país ecológica y económicamente sostenible. Un cambio radical del modelo productivo. Un país que invierta en su futuro, en ciencia y tecnología, en I+D+i. Pues está demostrado que a medio plazo este tipo de inversiones son las más rentables y las que generan más riqueza y bienestar social.

Necesitamos un nuevo país independiente económicamente y para eso necesitamos un país independiente políticamente. Un país cuya economía no esté supeditada a los intereses de grandes potencias imperialistas, como marca el artículo 135 de la constitución. Un país que no acepte acuerdos en contra de nuestros intereses como el TTIP. Un país con una política exterior que no esté dirigida por generales de la OTAN, basada en la diplomacia y la solidaridad entre los pueblos y nunca en la guerra. Decimos claramente: No a la OTAN.

Para este nuevo país tenemos que continuar trabajando con y para la mayoría social siendo conscientes de que el trabajo institucional tiene que estar ligado a las reivindicaciones democráticas, con las movilizaciones, con el tejido social que es donde está nuestra fuerza.

Debemos seguir creando movilización y creando conciencia. Recuperar la memoria histórica, una deuda con la España democrática que nunca se ha saldado. Queremos colegios donde se cuente la historia objetivamente, donde en los libros de texto no se diga que García Lorca murió sin más, si no que fué asesinado por ser homosexual y progresista.

Necesitamos un acceso a la información veraz, contrastada, objetiva, ajena a los intereses de los grandes lobbys que manipulan a la sociedad para justificar sus recortes o sus
guerras. Donde no se excluya a la izquierda de los debates ni de los medios.

Un nuevo país donde se blinden derechos sociales y laborales, donde las personas puedan realizar sus proyectos vitales sin vivir con el miedo permanente de caer en la exclusión. Un rescate social como primera necesidad, la creación de 1 millón de empleos, con la propuesta de trabajo garantizado. Propuesta que no es utópica como algunos pretenden sino que plantea claramente de dónde obtener los recursos necesarios para invertirlos en la gente. Aquellos que consideran que invertir 15.000 millones en crear empleo es utópico, son los que no cuestionan los 60.000 millones empleados en el rescate al sistema financiero.

No tendremos presencia en sus medios, pero tenemos algo mucho más valioso. Veo aquí a muchas personas con las cuales he trabajado durante casi veinte años, en el PCE, en Izquierda Unida, activistas en mmss, en la lucha ecologista, contra los desahucios, en sindicatos de clase, en las diferentes mareas… Personas que son nuestro mejor capital, con mochilas cargadas de dignidad, honestidad y mucho compromiso.

Pensamos que la unidad popular es el camino, un camino que no será fácil como nos demuestra la historia, pero que es la mejor herramienta de las clases populares. No está en juego sólo un nº de diputadas y diputados, está en juego un modelo de sociedad. Os animo a seguir peleando como lo hacéis cada día, a redoblar vuestros esfuerzos. Los derechos jamás han sido regalados, solo podremos conquistarlos mediante la organización, la movilización y la solidaridad, como ya hicieron nuestros mayores, algunos aquí presentes, en la lucha antrifranquista, en las movilizaciones obreras, en las luchas vecinales y sociales, como en el hospital de Alcorcón.

Para este nuevo país necesitamos saber de donde venimos, para poder decidir a donde vamos. Nosotras y nosotros venimos de muy lejos. Por eso al cerrar los ojos nos emocionan los mismos recuerdos y por eso al abrirlos vemos con claridad el nuevo país que queremos.

Salud y República

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *