Basta de jugar

Basta de jugar

Siento un dolor que levanta

las cumbres de mis nostalgias

son campos que se desangran

semillas de las distancias

desierto de ideología

llama invisible del tiempo

estéril duna de orgía

que ciega a todo un pueblo

que espera al que persiste

en condenar este expolio

explotación es lo triste

el vasto cielo del odio.

Entre mis venas sedientas

hay un ardor de ilusión

en un mundo que hoy despierta

y engendra un lazo de unión

proletario ser la perla

y aplastar la sutileza

que de un granito de arena

surge una gran belleza

fulgor de nuevos senderos

que alberga una idea arada

soldados de los luceros

de una lucha descarnada.

images

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *