Mi nombre es Camino

@kminway .- Mi nombre es Camino, y tengo 32 años de los cuales he vivido en Alcorcón treinta y estoy muy cabreada, que no indignada por lo que está sucediendo en mi ciudad.

Durante 30 años de mi vida he visto como se turnaban en el Gobierno el PSOE y el PP en está  pseudodemocracia de bipartidismo. He vivido con mucha vergüenza cosas como la destrucción de la Escuela de teatro, la deuda con la Asociación de Malabaristas que termino en cierre de la Escuela de Circo, la privatización de los polideportivos…

Aun con todo esto, el actual alcalde, esta haciendo mucho más daño; ese que se ha atrevido a decir que los “violentos” eran un grupo aislado; ese que por lo único que yo le conozco es por despedir a trabajadores del sector público y empeorar los servicios municipales; y por supuesto por el fiasco de Eurovegas, que casi se me olvida…

Este señor (sí acaso se merece este adjetivo) que acusa a los manifestantes de ser violentos y de fuera del municipio, recordemos que el que esta acreditado que no es de Alcorcón es él. A este señor quiero decirle que mi familia, que vive en Alcorcón desde hace más de 30 años, se manifestó y que muchos de mis antiguos compañeros del colegio y del instituto también salieron a la calle a defender lo público.

Que violento es el que deja sin sustento a una familia o el que aprovechando su posición de poder realiza un expolio de lo público, de lo que es de todos, para que lo gestionen unos pocos y de paso para recortar gastos despidan a otros pocos trabajadores; mientras que sus múltiples asesores son necesarios, todos y cada uno de ellos.

También es violencia que en una huelga se contrate a una empresa esquirola atentando contra el derecho fundamental de huelga, para que realice un trabajo que por supuesto será pagado con nuestros impuestos, incluido el dinero de los huelguistas que paguen impuestos en Alcorcón. Creando además un conflicto entre los trabajadores de una y otra empresa, jugando con su pan para romper la paz social en la clase trabajadora… ¡Gran estrategia!

También es violencia que la Policía cargue contra los ciudadanos, que una niña tenga miedo a quien debería protegerle, que entre los detenidos haya varios heridos. Eso es violencia y además inaceptable.

También es muy violento y además incómodo que haya partidos políticos, o cuentas de partidos políticos, que no apoyen a SUS ciudadanos ( que son los que tienen el poder de su pueblo, o así debería ser puesto que en democracia el poder emana del pueblo) y no solo no les defienden y apoyan a SUS ciudadanos, sino que se permiten el lujo de criminalizar el legitimo derecho a la protesta.

Durante estos días en Alcorcón ha sucedido otra cosa que me avergüenza más si cabe. Se ha producido  un encierro en contra de unos 60 despidos en el Ayuntamiento y, cual es mi sorpresa cuando me enteré que los encerrados no eran los despedidos, es más, había trabajadores despedidos afiliados a los sindicatos encerados que no habían sido avisados. TODO POR EL PUEBLO PERO SIN EL PUEBLO. Eso también es violencia.

Lo que no es violento es que se grite, se luche por el derecho a un trabajo digno, se pelee por un municipio que sea de las personas y no de los caciques, sean de una organización o de otra, de un partido o de un sindicato.

Frente al expolio que estamos sufriendo en el estado español lo único que nos queda es la lucha organizada y puesto que la casta política o mal llamada clase política, criminaliza las protestas pacíficas, igual es el momento de darles argumentos…

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *