Che Guevara: de mito revolucionario a icono del capitalismo

Sergio.- Desde los albores de nuestra civilización, ha habido personajes de gran relevancia; que de alguna manera han contribuido a cambiar el destino de nuestra historia, para bien o para mal, quedando así grabados sus nombres en los libros de historia. Muchas de estas personas son conocidas por ejemplo por sus grandes aportaciones a la ciencia, por su gran intelecto artístico (pintura, diseño o música), por sus hazañas militares o simplemente por aparecer representados en camisetas y por ser objeto de la moda capitalista.
Muchos de ustedes sabrán ya a quién me refiero. Sí, estoy haciendo referencia al comandante Ernesto Che Guevara, uno de los guerrilleros y líderes de la revolución cubana junto a Fidel Castro y su hermano Raúl Castro, actual gobernante de la isla caribeña. De familia acomodada, médico de profesión, genio e idealista por excelencia; es considerado por muchas personas como un héroe que luchó por la libertad y la unión de América Latina; para otras personas no es más que un simple genocida y terrorista. A pesar de estas dispares opiniones, por todos/as es conocido por ser una persona que cultivó y defendió sus principios hasta el año de su muerte en 1967, víctima de una trampa de la CIA.
Como con muchas otras figuras políticas, es normal que haya disputas en cuanto a su figura y sus hechos políticos y militares conciernen. Lo que sí es una vergüenza, es que la figura de este señor se ensucie y además sea objeto de marcas de moda capitalistas, que es por lo que realmente la gente, en especial los jóvenes le conocen (ya sea por rebeldía o por postureo); y no por sus acciones, sean buenas o malas (eso va en torno a las creencias e ideas de cada uno/a).
Lo que es admirable de esta figura histórica, es que perteneciendo a la burguesía, y pudiendo haberse quedado en su casa disfrutando de lujos y riquezas, salió al exterior, en busca de aventuras; lo que le permitió conocer las injusticias que afligen a la sociedad, contra las que lucharía tiempo más tarde hasta el final de sus días, ¿quién hace eso ahora? La política, al igual que los ideales se llevan en el corazón y en el pensamiento, y no en una camiseta.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *