Sangre Nueva

Empecemos a rugir.
Empecemos a rugir.

Yo no entiendo nada.

Andar deslumbrado por la vida

y parar en tu mente pura

olvidando la malicia,

olvidando la amargura.

Me duele el obrero hambriento

me enciende el verdugo gris

somos muchos con recuerdos…

empecemos a rugir.

Los yugos ya los tenemos

las piedras vienen rodadas

negaos a estar muertos

somos puños, sangre y rabia.

Donde el silencio crece

se borra todo el pasado.

Hoy nos hacen invisibles

terroristas, desterrados…

Incomunicable ausencia en la vida

sutil basura de un sueño

hoy y ayer siempre en la lucha

que no hemos nacido viejos.

Miguel, “El cachas”.

Comments

comments

4 thoughts on “Sangre Nueva

  1. No se la manera de poder colgar alguna noticia, no se si abría que ir a la sede o quizás no he visto la manera.
    Soy Raúl de Alcorcón. Quería colgar los comentarios de Yesca a raíz del 25A. Es una reflexión buenísima que creo que deberíamos conocer, por ejemplo……. Y más reflexiones que creo que faltan….. La idea es aportar más contenido al movimiento popular (del pueblo). Os lo habéis currado, la página está muy guapa.

  2. 25-A o como el pueblo rompe el círculo de la criminalización
    Lunes, 29 de Abril de 2013 08:15
    Muchos/as quizás piensen que el pasado jueves nos encontramos ante un nuevo fracaso, ante un nuevo intento fallido, pero cuando uno/a escucha a los medios de comunicación hablar de fracaso de dicha movilización, activa en su mente la duda, y se pregunta “¿Realmente habrá sido un fracaso o es que quieren transmitirlo como un fracaso?” Para nosotros/as la respuesta es clara: lo que fracasó fue la estrategia criminalizadora, la estrategia del miedo, la estrategia del terrorismo informativo, la estrategia desmovilizadora de ciertos sectores, y en torno a 3.000 personas rompieron la barrera del miedo y plantaron cara a este sistema, a la crisis y a sus consecuencias; 3.000 personas que fueron reprimidas con dureza.

    La manifestación vino precedida de numerosas detenciones que trataban de inculcar el miedo, 15 detenciones previas a una manifestación -lo nunca visto- y de un desprestigio mediático con numerosos artículos desde días antes que trataban de seguir ejerciendo el miedo contra la libertad de manifestación y que auguraban un trágico final a la convocatoria, con numerosas declaraciones de sectores situados a la izquierda que trataban de desmovilizar. Y pese a eso, pese a todos esos impedimentos, la gente salió a la calle. En su mayoría fuimos jóvenes, quizás porque somos los que menos tenemos que perder, y porque la juventud de este pueblo ya ha perdido el miedo, pues si a algo debemos tener miedo es al futuro que nos espera si no luchamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *