Entrevista a Eduardo Calderón Izcaray

Por Beatriz Lozano

Eduardo Calderón Izcaray tiene 38 años y, desde hace tiempo, lucha en pro de los derechos de las personas con diversidad funcional. Pertenece al Foro de Vida Independiente Y Diversidad (http://forovidaindependiente.org/), participa en el Círculo de Diversidad Funcional de Podemos en Madrid (Twitter: @CdFuncional) y colabora con otras asociaciones como CODIAL, la Coordinadora de personas discapacitadas de Alcorcón (Avda. Leganés, 23). En España, el 8% de la población total (más de cuatro millones de personas) tiene algún tipo de disfuncionalidad y las leyes, dice Eduardo, no se cumplen.

El Círculo de Diversidad Funcional de Podemos en Madrid se concentró en el Congreso para reclamar sus derechos.

– ¿Desde cuándo llevas participando en asociaciones y movimientos relativos a la diversidad funcional? ¿Qué te hizo darte cuenta de la importancia de trabajar en este ámbito?

  • Comencé esta lucha en el año 2008, tras la muerte de un gran amigo debido a una enfermedad rara que le comió la vida poco a poco. Sin embargo, no me metí de lleno hasta hace cinco años: en 2013 sufrí una muerte súbita que me produjo una cardiopatía severa a la espera de un transplante. Tuve que dejar mi trabajo y mi forma de vida anterior para adaptarme a la nueva realidad.

 

– ¿Cuál es la labor social y el objetivo de asociaciones como CODIAL o el Círculo de Diversidad Funcional de Podemos en Madrid?

  • Los objetivos del Círculo de Diversidad Funcional y de CODIAL, así como de otras muchas asociaciones y colectivos, es que se cumpla la carta de Derechos Humanos de personas con discapacidad de la ONU de 2006, todos y cada uno de los puntos que incluye. Este también es mi objetivo personal.

 

– En varias ocasiones, has impartido una charla bajo el título de “Las mentiras sobre la diversidad funcional”. En uno de estos talleres, afirmaste que no se ha hecho nada diez años después de que la ONU sacara una carta sobre los Derechos Humanos donde se reconocía la necesidad de tratar temas relativos a la diversidad funcional. ¿Qué se prometía en esta carta y no se ha cumplido?

La carta de la ONU pedía a gritos la accesibilidad universal para las personas con discapacidad. Esta accesibilidad consiste, entre otras cosas, en quitar barreras arquitectónicas como rebajar bordillos o construir rampas. Lo que para la mayoría de la gente solo es levantar un poco el pie, para algunas personas es un mundo y es la razón por la que no pueden salir de sus casas. Te voy a dar una cifra: en España, solo el 15% de los espacios, tanto públicos como privados, están adaptados para las personas con movilidad reducida.

Pero la carta de la ONU incluye también algo muy importante: es necesario y urgente cambiar aspectos como la educación, la sanidad, el transporte, el trabajo y el ocio del colectivo para que se cumpla la accesibilidad universal en este sector de la sociedad.

 

– Después de tantas leyes que no se cumplen, ¿dirías que la situación y la calidad de vida de las personas con discapacidad ha empeorado?

  • La situación actual no es peor, porque hace años se nos encerraba y se tiraba la llave, pero ahora directamente no existimos. Las únicas veces que se presta atención a este colectivo es cuando aparece en la televisión algo relacionado con la mal llamada Ley de Dependencia o por algún mérito de alguna compañera o compañero.

 

– Más concretamente en Alcorcón, CODIAL ha quedado excluida del programa de subvenciones del Ayuntamiento del municipio madrileño y no cobra la deuda que la concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento mantiene con ella, deuda que, desde 2012, alcanza los 38 mil euros. ¿En qué situación se encuentra CODIAL actualmente?

  • Con la crisis, el colectivo de personas con diversidad funcional ha sido uno de los más castigados por los recortes. Las pensiones son miserables y el trato por parte de la administración pública, vejatorio. En España, podemos afirmar que la situación del colectivo es nefasta.

Un claro ejemplo, como bien dices, es Alcorcón. Actualmente, todas las asociaciones de la salud de este municipio, tanto CODIAL como APARKAM (Asociación de Parkinson de Alcorcón y otros Municipios) entre otras, llevan ocho años sin recibir ningún tipo de ayuda por parte del Ayuntamiento. Cuando llegó el PP se puso a estas asociaciones la categoría de proveedores, es decir, que, según una ley que se sacaron de la manga, será el Ayuntamiento el que priorice los pagos en momentos de quiebra, situación del Ayuntamiento en esa época. El Partido Popular usó esta ley para justificarse porque, al ser consideradas proveedores, no se tenía por qué pagarlas en el momento.

Se deben ya más de treinta mil euros y sumando a estas asociaciones. ¿Se pagará en algún momento? No lo creo.

 

– ¿Qué medidas más urgentes debería tomar el municipio de Alcorcón en pro de las personas con movilidad reducida?

  • Se tendría que elaborar un gran plan urbanístico para la reducción de bordillos, la adición de más plazas de parking para personas con discapacidad… Además, es necesario hacer accesibles todos los locales y lugares públicos, y dar ayudas económicas a comunidades y a negocios pequeños y medianos para que hagan portales, tiendas y empresas accesibles. Por último, todos los documentos que salgan del Ayuntamiento deberían estar escritos también en braile, así como facilitar el audio y la lectura fácil.


Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *