El ERE en JWT Spain desata un debate sobre la explotación en las agencias de publicidad

1000495_452371684895159_122269605_nLa agencia de publicidad JWT Spain, perteneciente al  grupo WPP, el cuarto más grande del mundo, con oficinas en más de 90 países, ha presentado un ERE que afectará a 22 de sus trabajadores en Madrid.

JWT Spain, en cuyo blog figuran actualmente como clientes Bankinter, Guggenheim Bilbao, ONCE, Frenadol, Freixenet, Scottex y Coronita, entre otros, tuvo un volumen de ventas de 19.211.797 millones de euros en 2012[1]. Ese año, 2012, gana como cliente a Vodafone y desarrolla su primera campaña, “con fuerte presencia en TV, prensa, exterior, online y acciones especiales” [2], es decir, con fuerte financiación y, con toda probabilidad, grandes ingresos.

En septiembre de 2013 directivos del grupo WPP traspasan la cuenta de Vodafone de JWT Spain a Sra. Rushmore, otra agencia del grupo[3] ubicada en Madrid y, seis meses después, en febrero de 2014, se inicia un ERE en JWT Spain alegando previsión de disminución de beneficios.

Ajeno o no a esta situación en JWT Spain, Gustavo Martínez, presidente global de JWT Mundial, ha anunciado una estrategia de crecimiento” hace escasos días, durante la celebración del 150 aniversario de la agencia, donde se ha destacado la excelente salud económica del grupo y se ha asegurado la intención de seguir comprando más agencias digitales, que se sumarán a las adquisiciones recientes realizadas en Tailandia, Corea del Sur, Hong Kong y Polonia.[4]

Ante la coyuntura del ERE,  los trabajadores de JWT Spain han creado la página de Facebook “Publicitarios contra el ERE” , en la que muestran la “vergüenza” que sienten porque la dirección de la agencia, que se había autoinculpado, les haga ahora “responsables” de lo sucedido con los principales clientes.

La página, que ha tenido buena acogida entre miembros del sector, no está exenta de críticas, pues entre las “medidas de protesta” que anuncian los trabajadores se encuentran “cumplir nuestra jornada (9-18) ni un minuto más” y los días 14, 18 y 19 de marzo, poner toda su “creatividad al servicio de cualquier empresa que quiera disponer de ella de forma gratuita”.

Un buen número de personas ha criticado que el cumplimiento del horario no debería ser una medida de protesta y que asumir que se tienen que hacer horas extra sin remunerar es una muestra de la alienación de los trabajadores del sector, pues la jornada de 40 horas semanales es un logro obtenido por la lucha de la clase obrera hace décadas.

Sobre el anuncio de poner su creatividad “al servicio de cualquier empresa de forma gratuita”, el debate se centra en el concepto profundamente capitalista de la protesta y en cómo trabajar gratis para otras empresas puede perjudicar todavía más a las ya de por sí denigrantes condiciones de trabajo del sector.

Algunos directivos de otras agencias y esporádicos bromean (o no) con “aprovecharse” del trabajo gratis de los empleados de JWT Spain, y probablemente la CEOE esté tomando nota también, pues no hay nada que agrade más a un empresario que el trabajo gratis.

No obstante, los propios trabajadores de JWT Spain han publicado esta mañana una nueva nota informativa de cancelación del “trabajo gratis” a terceros que tenían previsto para hoy, no porque se hayan dado cuenta de que eso les perjudica, sino porque la empresa les ha recordado que “podría ser constitutivo de incumplimiento de sus obligaciones laborales, incluido el deber de lealtad hacia la empresa”.

Numerosos participantes animan a los trabajadores de JWT Spain a convocar inmediatamente una huelga indefinida, e incluso les señalan empresas del sector de la publicidad, como Publicis, y de otros sectores, como HUSA Princesa, Uni2 o Capgemini, donde las convocatorias de huelga indefinida por parte de los trabajadores han logrado paralizar los ERE.

La publicidad se ha caracterizado hasta el momento por ser un sector despolitizado, con escaso seguimiento y participación en las huelgas generales y prácticamente nulo porcentaje de sindicación, como reconocen los propios publicistas.

La falta de conciencia de clase ha supuesto, además, que los trabajadores hayan aceptado jornadas interminables y condiciones de precariedad e ilegalidad (en el caso de los “falsos autónomos”, trabajadores independientes que, de facto, tienen condiciones laborales similares a las de los asalariados) que son denunciables, incluso con la pésima legislación laboral actual.

Tal vez este escenario sirva de revulsivo para que los trabajadores del sector de la publicidad se den cuenta de que también son clase trabajadora y se unan a la lucha con el resto.

 

Por Marsnik

Comments

comments

One thought on “El ERE en JWT Spain desata un debate sobre la explotación en las agencias de publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *