El Partido Comunista de Madrid condena el derribo de la vivienda y las detenciones producidas en Tetuán

10363088wA continuación reproducimos el comunicado del Partido Comunista de Madrid publicado ayer viernes condenando el derribo de la vivienda en el barrio de Tetúan las detenciones producidas durante el mismo:

Lo ocurrido esta mañana en Madrid ha sido quizá la gota que ha colmado el vaso de la indignidad. Llevamos un año 2015 en el que día sí día también nos encontramos con inhumanos desahucios y desalojos que suponen una clara y flagrante vulneración de los derechos humanos. Familias enteras expulsadas de sus casas  por fondos buitres que especulan con la vivienda pública, por usureros y entidades financieras cuyo único interés es  mercadear con un derecho consagrado internacionalmente  como es el  derecho al techo. Wilson, Emilia, Charo, Umberto, Jose, son algunas de las muchas víctimas que el capitalismo imperante ha dejado en este 2015. Casas sin gente y gentes sin casa. A esta contradicción de la realidad actual habría que añadir el lucro y las ganancias obtenidas por unos pocos (Bankia, Fidere, En Casa Cibeles) a cambio de la pérdida de derechos de la  mayoría de la población que asiste estupefacta a este expolio.

Hoy en el barrio de Tetuán, con un despliegue de más de cien policías, se ha derribado sin previo aviso la casa de una familia trabajadora para regalar el terreno a “Grupo Ortiz”, implicado directamente en la trama Gürtel. Condenamos este hecho enérgicamente. La expropiación forzosa regulada en el art. 33 de la Constitución española debe servir en todo caso para beneficiar el interés general y no el de grupos especuladores y financieros que hacen negocio a costa de las clases populares. Ver que no existe interés general en expropiar la patente del medicamento que cura la Hepatitis C y sí en derribar una casa y regalar el terreno a un grupo mafioso supone una vergüenza difícilmente soportable. Expropiación, sanidad y educación al servicio del capital y no del pueblo. Capitalismo en estado puro.

No conformes con derribar una casa, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado  han detenido y agredido injustamente  a más de diez personas. Una muestra más de que el sistema y sus brazos ejecutores no tienen ningún miramiento en respetar los derechos humanos.

Pero no es todo tristeza y rabia lo que se debe sentir al ver  lo que está ocurriendo en estos últimos días.  Comprobar como un grupo de personas pusieron sus cuerpos para defender la casa de Emilia y ver como esta mañana la gente se ha subido en la grúa para evitar el derribo  nos reconcilia con la esperanza de que otro mundo es posible. Un mundo en el que los derechos humanos primen sobre la especulación y la violencia. Un mundo en el que el pueblo no tenga  jamás que sentir la humillación de verse expulsado de su propio hogar.

Ante estos acontecimientos cobran cada vez más sentido las palabras de Rosa Luxemburgo: “Socialismo o barbarie”. Bien, ya es hora de superar la barbarie.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *