Entrevista con Aroa Padrino Pérez, graduada en Historia y con título de Máster en Estudios Feministas.

cyckkt1weayqkn1

Alcorcón Republicano ha sido partícipe de primer orden en la espiral política acontecida durante esta semana en Alcorcón. Con lo sucedido tras las ya famosas declaraciones de nuestro alcalde sobre el aborto y las feministas considerábamos necesario contactar con alguien que nos diera una opinión feminista sobre este asunto y sobre algunos aspectos dentro del feminismo. Por ello decidimos contactar con Aroa Padrino Pérez, graduada en Historia en la Universidad Complutense de Madrid y titulada en el Máster de Estudios Feministas del Instituto de Investigaciones Feministas de la misma universidad. Además de colaborar con nosotras también ha escrito un interesante artículo recientemente para Tribuna Feminista: http://tribunafeminista.org/2016/11/la-desigualdad-sexual-que-normaliza-la-pornografia-no-todo-tiene-justificacion/.

 

En los últimos días Alcorcón ha vuelto a entrar en el foco regional, se podría decir nacional en algunos momentos, por su Alcalde David Pérez (PP), el cual también es diputado de la Asamblea de Madrid.  Alcorcón Republicano difundió un vídeo donde dicho cargo público emitía unas declaraciones en un congreso tachando a las feministas de “mujeres frustradas, amargadas, rabiosas y fracasadas como personas”. Además, en el mismo evento, cargó contra el derecho al aborto tildándolo de “el mayor atentando contra la dignidad del hombre”, “el mayor crimen humanitario que existe” y que convierte “el cuerpo de la mujer en una sala de ejecución”. ¿Qué opinión te merecen estas declaraciones como mujer feminista y ciudadana de la Comunidad de Madrid?

Los insultos son lo de menos, los mismos que ha utilizado vuestro alcalde ya se emplearon hace más de 100 años para cargar contra las sufragistas y sus vindicaciones. Lo que me preocupa es que personas que sostienen esta clase de afirmaciones formen parte de las instituciones, porque desde la legitimidad que le han dado unos votos ponen en cuestión los derechos y las libertades de la mitad de la ciudadanía, las mujeres. Los derechos de las mujeres no son negociables.

En cuanto al aborto, tenemos el ejemplo del ex Ministro de Justicia Alberto-Ruiz Gallardón,que quiso llevarse por delante el derecho a no ser obligadas a ser madres si no queremos.El problema que tiene el Partido Popular con el feminismo es puramente ideológico, el neoliberalismo y el conservadurismo de la religión católica son incompatibles con el feminismo y son dos elementos que influyen en su ideario y en sus medidas políticas. No me ha sorprendido tampoco que la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, haya tildado de “desafortunadas” las palabras de David Pérez, claro, desafortunadas… Ella ha dicho que no las comparte pero que el alcalde está siendo víctima de una “campaña de desprestigio”. ¿Campaña de desprestigio? La respuesta social en las redes y desde el resto de grupos políticos contra el intento de deslegitimación de un movimiento que tiene tres siglos de historia no es una campaña de desprestigio; es una reacción justa por una cuestión de justicia social. Estoy contenta con la movilización que ha habido en Internet y la visibilización que le han dado los medios de comunicación, es síntoma de que somos una sociedad cada vez más concienciada y crítica con el intento de tutela opresora sobre los cuerpos y las vidas de las mujeres.

Las alcorconeras ya estamos acostumbradas a declaraciones de este tipo por parte de David Pérez, sin embargo, esta vez se han viralizado por las redes sociales consiguiendo un impacto enorme. Mayoritariamente las opiniones en redes sociales han sido bastante críticas con estas declaraciones, pero también se han recogido opiniones a favor de este alcalde dándole la razón y ensalzándole como un valiente. ¿Cómo el feminismo puede abrirse paso en las redes sociales? ¿Conoces algún proyecto digital que vaya en este sentido?

Internet es clave en el desarrollo del feminismo ya que este está ausente en los grandes medios de comunicación, presentándose la red como un canal alternativo. La periodista Monserrat Boix conceptualizó ya en 2002 el ciberfeminismo social, el activismo feminista en las redes. Que el feminismo emplee las tecnologías y el ciberespacio para desarrollarse es aprovechar una herramienta de transformación social muy potente, es instalarse en un espacio estratégico. Es cierto que, como en los demás espacios de poder, en Internet hay una brecha de género; fundamentalmente porque las mujeres no somos socializadas o educadas en el conocimiento de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) de la misma manera que lo podéis ser los hombres, se trata de una formación y un espacio todavía masculinizado, a pesar de que cada vez haya más mujeres que cursen estos estudios y accedan a sus profesiones.

Existen varios medios digitales feministas, se me ocurren ahora mismo Mujeres en Red o Tribuna Feminista, pero la lista es muy larga; también hay plataformas y espacios feministas en las diferentes redes sociales que no solo crean espacios de debate, sino que también funcionan como organizadores de la movilización feminista en las calles. Sin embargo, enlazando con la brecha que te comentaba, te voy a poner el ejemplo de Wikipedia, que puede parecer muy simple, pero ilustra muy bien lo que sucede con el espacio de Internet. Todas conocemos esta enciclopedia digital, no es una fuente primaria ni un recurso al que acudamos a la hora de hacer un trabajo académico, pero como lugar de consulta se trata del primer referente en todos los buscadores de Internet. Pues bien,en Wikipedia hay aproximadamente un 13% de editoras, y también hay una cifra de biografías femeninas inferior a lo que realmente las mujeres han aportado a todos los ámbitos de la sociedad. Wikipedia no es un espacio neutro, hay un enfoque androcéntrico, es decir, en el que los varones y sus intereses se colocan en el centro, y es lógico estando presente esta brecha: un sexo está más representado que el otro. Si las feministas no añadimos entradas que hablen sobre el movimiento feminista, la teoría crítica feminista o la historia de las mujeres y de las relaciones de género, por poner algunos ejemplos, nadie lo va a hacer y no se va a poder encontrar información rápidamente sobre todo ello: es necesario volcar en una herramienta tan potente como Wikipedia todas las informaciones y datos posibles para equilibrar la balanza, para facilitar la consulta en la red sobre cualquier cuestión que tenga que ver con feminismo. Invito a quien esté interesada a visitar el proyecto Wikimujeres, que opera desde el año pasado siendo este uno de sus objetivos. Tenemos que hacernos con las redes, tenemos que estar más presentes de lo que ya estamos para poder estar cerca de la gente a través de una herramienta que cada vez es más fundamental en nuestras vidas, Internet.

En estos contextos de debate en redes sociales aparecen, como hemos podido ver estos días, opiniones de todo tipo. Ante estas situaciones se vuelve imprescindible la firmeza del análisis feminista. ¿Cuál crees que es el papel de la formación teórica feminista? ¿Cómo consideras que debe ser la relación entre el ámbito académico feminista y el mundo militante o activista?

Voy a citar a Ana de Miguel y Celia Amorós: “la teoría feminista sin los movimientos sociales feministas es vacía; los movimientos feministas sin teoría crítica feminista son ciegos”. Todas las teorías han sido y son elaboradas por “líderes epistemológicos”, por individualidades que han cogido como referencia a un movimiento social que es plural y polémico. En este sentido, el activismo va un paso por delante de la academia, es la experiencia misma, la mayoría de las veces ya estaba ahí y después vino la teoría. Por su parte, esta conceptualiza los problemas, genera términos con los que ponerles nombre, hila cómo son sus construcciones y es capaz de desvelar la estructura de poder a la que se está combatiendo, así como sus mecanismos de opresión. La teoría feminista, entre otras muchas cosas, nos da las herramientas con las que señalar al patriarcado. Pero el feminismo tiene que ser militante, tiene que ser activista, toda esa teoría se tiene que poner en práctica de manera individual y también colectiva.

Enlazando esta cuestión con la pregunta anterior, Internet es un instrumento clave para acercar la teoría feminista a las personas, además de forma sencilla; sucede también con otros estudios que a veces es complicado comprenderlos, por mucho empeño que pongamos en querer entender lo que nos dicen. Pueden resultar lecturas pesadas o densas y creo que es trabajo de las feministas con formación académica, actuar de enlaces entre la academia y la ciudadanía a través del activismo, no quedarnos solamente en la elaboración de tesis, que también son necesarias.

Por último, resulta contradictorio que en una sociedad que legalmente se considera igualitaria en cuanto a sexo se refiere no sólo aparezcan opiniones machistas en las redes, sino que además haya un goteo constante de mujeres asesinadas por violencia de género, entre otros muchos ejemplos de desigualdad y machismo. ¿Cuál es tu opinión sobre esta contradicción?

Podemos hablar de España como una sociedad de patriarcado “blando”, este concepto lo desarrolla Alicia Puleo, siendo su contrario el “patriarcado de coacción”, en donde hay legislaciones claramente opresoras. Efectivamente, formalmente somos un país igualitario, la igualdad sexual es un principio recogido en la Constitución, pero esto no quiere decir que seamos una sociedad realmente igualitaria. Las estructuras mentales no cambian tan rápidamente como se modifica una legislación, el patriarcado hace pasar por natural la desigualdad entre los hombres y las mujeres a través de las costumbres, la tradición, los arquetipos de lo que debe ser una mujer y lo que debe ser un hombre, los roles diferenciados para unas y otros, etc. A pesar del principio constitucional de la igualdad sexual, en los patriarcados “blandos”, a través de todo lo que he mencionado se nos sigue diferenciando a hombres y mujeres colocándonos a nosotras en una posición de desigualdad. Ser diferentes, que lo somos, no quiere decir que tengamos que ser desiguales en tanto que seres humanos. Fíjate en la cantidad de imágenes con las que se nos bombardea a diario y cómo somos representadas las mujeres y los hombres; nuestras relaciones amorosas, sexuales, familiares o de amistad; cómo deben ser nuestros cuerpos o nuestras preocupaciones en la vida; qué son defectos y qué son virtudes según de qué sexo se trate… La primera desigualdad que se aprende es la sexual porque desde que nacemos nos marcan nuestra posición en el mundo: hombre o mujer, una de esas dos. Recibimos mensajes de las personas con las que nos criamos, de nuestros juegos y juguetes, de las lecturas infantiles y juveniles, de las canciones, de las series, de las películas, de los videojuegos… Por muy igualitaria que sea una legislación, estos decretos no llegan al espacio de la vida privada, el mundo de la creación y lo simbólico, de modo que seguimos siendo socializados en la desigualdad entre los sexos, la cual se sostiene a través de diferentes formas, siendo algunas de ellas las violencias machistas.

Estas violencias tienen diferentes grados, la máxima expresión es el feminicidio, el asesinato a mujeres por el hecho de ser mujeres. Feminicio.net lleva contabilizadas 94 mujeres asesinadas en España, según el portal estadístico de la Delegación del Gobierno para la violencia de género han sido 40. Es un problema que las instituciones a nivel europeo e incluso global no lleguen a un acuerdo a la hora de establecer las variables con las que se tiene que cuantificar la violencia de género, un camino que las organizaciones feministas y personas expertas en feminismo deben marcar, por supuesto. Si no se elabora el marco necesario para analizar toda esta violencia, no se pueden poner en práctica medidas efectivas porque estamos dando palos de ciego. El Partido Popular pretende una igualdad entre hombres y mujeres sin contar con el feminismo, eso no es posible. Actualmente tenemos como Ministra en Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a una política antiabortista que declaró que quería que el propio Partido Popular se posicionase como tal, habría que impedir que personas no cualificadas ocupasen órganos que deben luchar por el feminismo porque la igualdad entre hombres y mujeres es una cuestión ideológica: o se es feminista o no se es, o estás a favor o estás en contra. A principios de este año el Partido Popular presentó la “Estrategia de la Comunidad de Madrid contra la Violencia de Género” sin contar para ello con ninguna organización feminista. ¿Tiene esto algún sentido? Sí, el de darle a la lucha por la igualdad entre los sexos, a la lucha contra la violencia machista sobre las mujeres, un maquillaje, destinando además menos del 1% de los Presupuestos Generales del Estado en prevención y lucha de las violencias machistas: esto es lo que le importa al gobierno del Partido Popular que a las ciudadanas nos asesinen por el hecho de ser mujeres en una sociedad patriarcal. Ayer mismo hubo 140 votos en contra para ampliar este presupuesto, frente a 112 a favor ¿Imaginas qué partidos votaron qué, no? Me aterra que el bienestar e incluso la vida de las mujeres tenga que pender de un hilo porque todavía en el siglo XXI esta cuestión de justicia social se tenga que negociar.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *