La lucha en Ofelia Nieto 29 cumple una semana

“Se nos reprocha que queremos destruir la propiedad personal bien adquirida, fruto del trabajo y del esfuerzo humano (…) ¿Os referís acaso a la propiedad del humilde artesano, del pequeño labriego, precedente histórico de la propiedad burguesa?  No, ésa no necesitamos destruirla; el desarrollo de la industria lo ha hecho ya y lo está haciendo a todas horas.” (K.Marx y F. Engles “El Manifiesto del Partido Comunista”).

“Sois todos bienvenidos a mi casa”, repetía Paco Gracia a todos los que entraban cargados de sacos, esterillas y alimentos para pasar la noche en su vivienda del barrio madrileño de Tetuán el pasado martes 13 de agosto. “En este garaje tuve mi taller de mecánico durante 23 años”.

Paco, de 77 años,  actual propietario del inmueble sita en la calle Ofelia Nieto 29 de Madrid, recuerda que cuando él llegó con su padre a vivir allí, solo había algunas casitas bajas, un río y una cañada. La explotación urbanística que vivió Madrid desde los años 60 modificó el barrio, y las casitas unifamiliares de entonces dieron paso, gradualmente, a edificios de pisos más modernos.

La familia de Paco vivió primero en régimen de alquiler hasta que en 1954 su padre adquirió el bloque, que figura en el catastro a nombre de su familia. No así en el registro de la propiedad, desde 2010. El Ayuntamiento expropió sin previo aviso la vivienda donde vive con sus padres, su mujer, sus hijos y nietos, tres familias, que forman una sola. A cambio les ofreció casi 400.000 € que ellos rechazaron. “Es un robo y no se trata de una cuestión de dinero, sino de dignidad”, “No hay ocupación de urgencia, ni interés social. El Ayuntamiento no acepta ninguna propuesta”, declaraban el pasado 14 de Agosto Nines y Luisa, las hijas de Paco al diario El País.

Ese mismo día el Ayuntamiento las hubiera desalojado junto a toda su familia para derribar su casa. El pretexto, ampliar 6 metros la acera. El motivo vender el solar a empresas que especularán con el suelo. Como escribieron hace más de 150 años Marx y Engles en el Manifiesto Comunista, la propiedad personal fruto del trabajo y el esfuerzo la destruye el capitalismo a todas horas. Bajo el capitalismo la única propiedad privada que se reconoce es el capital, el fruto de la expropiación del trabajo ajeno.

Pero los activistas de la PAH y #StopDesahucios y el apoyo de sus vecinos lo evitaron. Acamparon en la azotea del inmueble y bloquearon la puerta ante 10 dotaciones de antidisturbios. A partir de ese momento el Ayuntamiento dispone de 30 días para ejecutar el desalojo. Y desde ese momento los activistas acampan cada noche en la azotea. Cada mañana bloquean la puerta, realizan asambleas y acciones para intentar echar atrás la expropiación. Han intentado hablar con la subdirectora de gestión urbanística de Madrid, Rosa Sanz Muñoz-Navas, incluso presionar en las oficinas del Comité Olímpico Español. En ambos casos la única respuesta ha sido la fuerza policial.

Esta noche la #AcampadaOfelia cumplirá una semana de lucha porque #OfeliaResiste. La determinación de la familia Gracia Gonzalez, el apoyo de los vecinos del barrio de Tetuán y los activistas anti-desahucios son lo único que parece poder evitar que la propiedad bien adquirida, fruto del trabajo y el esfuerzo de una familia se convierta en capital, en objeto de especulación para el beneficio de los de siempre. Aquellos que pese a ser una ínfima minoría tienen a su disposición toda la fuerza del Estado.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *