La muerte del joven antifascista Clément Méric aviva la polémica por la violencia homófoba desatada en Francia en los últimos meses

La muerte del joven antifascista de 18 años Clément Méric ha conmovido a Francia. Muchos son los que señalan como últimos responsables de la misma a los opositores a la ley de matrimonio igualitario, el movimiento conocido por “Manif pour tous”, y a los partidos de la derecha, por haber creado un clima de aceptación del odio y la violencia que ha conducido a la situación actual. El hecho de que amparasen en sus manifestaciones a conocidos grupos de extrema derecha hace que ahora todas las miradas se vuelvan hacia ellos.

El pasado 5 de junio, en circunstancias que aún son objeto de investigación policial, el joven Clément Méric murió a consecuencia de una brutal paliza. El joven, pertenciente a la agrupación Acción Antifascista, había participado activamente en las manifestaciones contra la discriminación que se habían desarrollado en respuesta al clima deintensa homofobia que los contrarios a la ley de matrimonio igualitario habían diseminado los últimos meses.

Según la prefectura de policía, un enfrentamiento verbal entre los amigos de Méric y un grupo de skinheads en un mercadillo de ropa terminó convirtiéndose en agresión física por parte de cuatro individuos de extrema derecha, que golpearon al joven hasta hacerle caer en tierra. La autopsia ha revelado que la muerte se produjo por los golpes en cráneo y cara producidos por alguien que portaba un puño americano.  La policíaha detenido a Esteban M., Cédric C., Stéphane C. y Katia V., todos ellos entre los 20 y 30 años de edad y pertenecientes al grupúsculo de extrema derecha Tercera Vía, integrado en las Juventudes Nacionalistas Revolucionarias (JNR). Entre los interrogados se encuentra, precisamente, el responsable de esta formación, Serge Ayoub, que ha negado la implicación de su formación con los hechos. Según lo indicado por la prefectura de policía, el responsable material de la muerte de Méric parece ser Esteban M., nacido en Cádiz, que ha reconocido haber golpeado al joven, aunque niega haber utilizado puños americanos. Sin embargo, varios de ellos han sido encontrados en su domicilio tras un registro. La investigación sigue actualmente en curso.

El ministro del Interior, Manuel Valls, ha declarado que el Gobierno será“implacable” con quienes “se oponen a los valores de la República y fomentan el odio”, y que en los próximos días presentará pruebas que permitirán la disolución de uno o varios de estos grupos, siguiendo el pertinente proceso judicial.

Dado el ambiente enrarecido que se ha respirado en Francia en los últimos meses, causado por los opositores al matrimonio igualitario, son muchos los que señalan a estos con dedo acusador. El industrial y activista a favor de los derechos LGTB Pierre Bergé, pareja del conocido diseñador Yves Saint Laurent, ha expresado a través de Twitter lo que parece ser un sentir compartido por muchos: “estos inconscientes de la ‘Manif pour tous’ son los que han preparado el terreno. Asociándose con la extrema derecha les han permitido existir”, o “la ‘Manif pour tous’ ha aceptado en sus filas a esos fascistas que han matado a Clément. Son ellos quienes deben reflexionar”. Tampoco ha dudado en poner un nombre propio a los responsables: “la inmunda Frigide Barjot había prometido sangre, ahí tenéis a quien salpica a la democracia y a la República”, refiriéndose a la tristemente famosa amenaza si Hollande quiere sangre, la tendrá que la cómica y responsable del movimiento homófobo profirió cuando el Senado aprobó la ley de matrimonio igualitario.

En la misma línea se ha expresado la ensayista Caroline Fourest, quien considera que “con la ‘Manif pour tous’ estos grupos se han sentido arropados y difundidos”. Act-Up Paris, la conocida asociación de lucha contra el sida, también pone nombres: “Frigide Barjot hizo un llamamiento a la sangre, Christine Boutin prometió guerra. Ambas fueron escuchadas. Esta es la consecuencia de meses de discursos de incitación al odio, legitimados por la derecha y difundidos por los medios de comunicación”.

El portavoz de la “Manif pour tous”, Tugdual Derville, rechaza las acusaciones de Pierre Bergé, aunque su formación tan solo ha reaccionado con un breve mensaje a través de twitter en el que “condena todo tipo de violencia”. Más extrema ha sido la reacción de la repetidamente aludida Frigide Barjot, que no ha dudado en acusar a la ley de matrimonio igualitario de ser la responsable de la muerte de Clément Méric: “la violencia actual está contenida por principios en la ley Taubira [la ley de matrimonio igualitario]. Pierre Bergé encarna la violencia de esta ley del cambio antropológico de la humanidad”. Según la que fue el rostro mediático de la “Manif pour tous” el hecho de que el Gobierno no haya obedecido las instrucciones de su formación es “autoritario y antidemocrático”, resumiendo entonces los hechos en que “ha habido una muerte como resultado de esa denegación de democracia”. La solución para acabar con la violencia, es, según ella, “reemplazar el matrimonio igualitario por una ley de uniones civiles”.

Para leer la noticia original: http://www.dosmanzanas.com/2013/06/la-muerte-del-joven-antifascista-clement-meric-aviva-la-polemica-por-la-violencia-homofoba-desatada-en-francia-en-los-ultimos-meses.html

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *