Los vecinos recuperan la esencia del mercado de frutas y verduras de Legazpi

 

Tras una década de estar abandonado el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi vuelve a tener actividad.

Donde antes solo se oía el eco de los ladrillos y los maullidos de la abundante colonia de gatos que puebla el abandonado Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi, ahora el bullicio de gente es incesante gracias a las diversas actividades que se están desarrollando en el espacio.

El Espacio Vecinal Arganzuela (EVA) ha comenzado el desarrollo de su primera fase dentro del Mercado mostrando una especial preocupación por conservar no solo el patrimonio del edificio sino la memoria de este.

Desde hace dos meses no es extraño ver cómo de nuevo las hortalizas recorren el mercado gracias a las iniciativas de los grupos de consumo que buscan cambiar el paradigma de consumo por uno más sostenible y responsable. No en vano, la andadura de este espacio comenzó con el encuentro “Madrid Agroecológico”.

El espacio está abierto al barrio y a la ciudad y de forma progresiva se está llenando de actividades propuestas por los propios vecinos y diferentes asociaciones y colectivos. Desde clases de yoga, taichikung, danza contemporanea y salsa, hasta iniciativas de apoyo escolar y conversación en castellano para migrantes, pasando por talleres y encuentros dirigidos por y para mujeres. No faltan los talleres de videoactivismo o actividades en torno a la bicicleta. También se están consolidando la creación de una Radio Libre en Arganzuela y un grupo de Teatro de Barrio. El espacio, en este poco tiempo, también ha acogido presentaciones y jornadas, como la reciente presentación del Sindicato de Inquilinas e Inquilinos y la jornada “El Despertar de una ciudad”.

Todas estas actividades son abiertas a la gente y libres ya que ninguna persona cobra o paga por ellas. Desde EVA sostienen que la apertura de este espacio supone una oportunidad única para experimentar otros tipos de economía basados en valores sociales y fundamentados en la colaboración, el trueque o el intercambio de saberes y conocimiento.

Sin embargo, los vecinos que integran EVA se encuentran en un difícil situación debido a las complicadas condiciones que les impone el Ayuntamiento. Condiciones que por las que se han visto obligados a iniciar una campaña de financiación colectiva ya que comprometen la viabilidad y filosofía del proyecto.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *