Al final morimos lxs mismxs aquí y allí

Por Rubén Mana.

El 17 de agosto nos volvieron a pasar por encima. Volvimos a sufrir como aquel 11 de marzo. Volvieron a asesinar y a destrozar vidas. Viendo tantos comentarios sin argumento y sin ninguna lógica era mi deber pronunciarme, como hijo de emigrantes obreros que soy.

Lo que vivimos el 17 de agosto en Cataluña, en Siria se vive todos los días: el Capitalismo se alimenta del control de los recursos energéticos del planeta. Quieren derrocar gobiernos mediante guerras, dominar los puntos estratégicos y los recursos del planeta y dar así salida a la industria armamentística. Véase toda la zona de Oriente, rica en bienes energéticos.

La guerra es el negocio más rentable. Se han constituido corporaciones por encima de los Estados: la OTAN y el sionismo, entre ellas, tienen mucho que ver. Digamos que es una dictadura económica de Capitalismo financiero salvaje.

Pero, ¿quién entrena a estos grupos? ¿Quién les vende armas? ¿Quién les financia? Desde la guerra de la URSS con Afganistán, las corporaciones han entrenado y financiado a estos grupos para desestabilizar gobiernos en Oriente, como es el caso de Siria. Quitan y ponen gobiernos a su antojo y utilizan en su propio beneficio a las guerrillas para hacer el trabajo sucio: preparar atentados bien meditados y fomentar el miedo y el odio entre las poblaciones.

Se define falsa bandera como “operaciones encubiertas llevadas a cabo por gobiernos, corporaciones y otras organizaciones, diseñadas para aparecer como si fueran llevadas a cabo por otras entidades”. Existen pruebas de que algunos atentados son montajes, los cuales además son alimentados por los medios de comunicación controlados y manipulados. El proceso es siempre el mismo: atentados, estado de shock y miedo. Los medios de comunicación de las potencias occidentales convierten este engaño en “realidad” con la finalidad de fomentar el terror, la islamofobia y, sobre todo, el etnocentrismo.

Las corporaciones trabajan para un nuevo orden mundial, un proyecto político de un mundo gobernado por ellos. Recuerda que los mass media trabajan para que nada cambie, perpetuar su dominio y vendernos ese embuste como una versión “oficial”.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *