Contra la autosatisfacción

@DavePetersonPP .- El aparente bombazo de la izquierda social reflejado en los resultados de algunos partidos políticos ha traído, en el caso de Alcorcón, aires de esperanza. Quizá es entonces buen momento para recordar que, a no ser que se tome conciencia de la realidad de la calle, estos pueden resultar insuficientes. Si el activismo partidista y las militancias pasadas de muchos fueron estériles, si aquellos se sintieron traicionados en algún momento, no sería razonable reproducir la aventura en los mismos términos pero desde otro partido. Un partido es una herramienta, no un fin en sí mismo. Y votar no es suficiente.

 

No vaya a parecer que se critica aquí el merecido triunfalismo de ningún grupo ni sensibilidad política sino recordar que eso no basta. Nunca ha bastado. Lo saben bien quienes trabajan desde hace años por los demás en esta ciudad, los que no se limitan a hacer fuerte su propuesta de cara a periódicas elecciones sino que, además, día a día están ahí. O dicho de otro modo: ambas actividades personales son importantes, una porque es un hecho que convencer desde abajo para cambiar las cosas desde arriba es imprescindible; la otra porque la calle necesita un mantenimiento diario.

Hasta aquí podría parecer que se insinúa que quienes se dedican a la primera no dan palo al agua en la segunda. No. Se anima a los que han recobrado o recién adquirido con ellos la ilusión a que participen del paquete completo y no se queden en el primer estadio: el de la papeleta. De esta manera, más allá de los partidos existen coordinadoras, colectivos e iniciativas de todo tipo que están trabajando muy duro por nuestra ciudad y con los que conviene entrelazarse. Sigue habiendo desahucios que parar acudiendo a las llamadas, centros sociales a los que ayudar, bancos de alimentos que gestionar, espacios que necesitan financiarse, huertos urbanos y grupos de consumo autogestionado que cambian mentalidades, iniciativas deportivas y culturales alternativas en las que participar, grupos ecologistas que defienden nuestros espacios naturales, concentraciones de trabajadores municipales a las que sumarse, manifestaciones a las que hay que ir, detenidos a los que apoyar, de vez en cuando incluso huelgas generales y piquetes que no se nutren solos, etc…

Para algunas luchas ya es tarde. Bien por innecesario: como en el caso de la amenaza que supuso Eurovegas y de la que parece que nos hemos librado pero contra la que Detengamos Eurovegas siempre hubiera deseado mayor participación; bien por hechos consumados: como el violento, indecente e innecesario desalojo del CSO Eskuela Taller. Hoy quedan vigentes muchas otras.

Es difícil hacerlo todo pero siempre se puede hacer más. Y a ser posible ya. Es el momento de dejar de esperar a que lleguen momentos.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *