En el día internacional de las obreras

10986426_1032645036748826_68328652560343888_nDesde mi posición política como militante del Partido Comunista de España y la Coordinadora Sindical de Clase, quisiera hacer un llamamiento al conjunto de la clase trabajadora,  para que no olvidemos el verdadero carácter de la reivindicación del día  8 de marzo como día internacional de las mujeres obreras.

Diferentes “teorías”  intentan apropiarse de la celebración del  8 de marzo.  La dominante, o la que intentan imponérnos,  es la avalada por el pensamiento dominante estadounidense.

La proclamación del 8 de marzo como día internacional de las mujeres obreras se remonta a 1910, durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas  en Copenhague a propuesta de la camarada Clara Zetkin.  La fecha fue escogida en conmemoración de la lucha de las trabajadoras de la fábrica textil de Nueva York Cotton en 1908. Las trabajadoras fueron a la huelga en protesta por sus condiciones insoportables de trabajo. El dueño no acepto la huelga y las obreras ocuparon la fábrica. El propietario cerró las puertas y le prendió fuego. Murieron abrasadas las 129 trabajadoras que había dentro.

Un año después, el 8 de marzo de 1911, las organizaciones socialistas celebraron los primeros actos por el día internacional de las mujeres obreras en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Pero no fue hasta 1917 en la URSS que el 8 de marzo se convirtió en una celebración institucional. Después se proclamó en muchos otros países. En China en 1922. En España en 1936.

En EEUU el Partido Socialista celebró el 28 de febrero de 1909 el primer día nacional de la mujer, también en honor a la lucha de las trabajadoras textiles de Nueva York. Pero el  8 de marzo no fue reconocido oficialmente hasta 1994 y nunca como día de la mujer trabajadora o como día internacional de las mujeres obreras, sino como “día de los derechos de la mujer y la paz internacional”, borrando así todo su carácter de lucha y de clase. Esta es la celebración institucional que tenemos hoy.

Los derechos  populares y obreros, y por supuesto también los de las mujeres,  han sido conquistados tras muchas luchas protagonizadas por mujeres y hombres revolucionarios. Derechos conquistados con la lucha, que dependiendo de los actores políticos que se decidan en urnas para gestionar serán destruidos, modificados o, a lo sumo, mantenidos. Pero lo que nunca debemos dejarnos arrebatar es la memoria de tantas mujeres que luchan y han luchado. Que han sido y son detenidas, torturadas, vejadas, encarceladas, violadas y asesinadas por defender lo que es de todos y todas. Es por esto que hago un llamamiento a reivindicar el 8 de marzo con todo su carácter de lucha y de clase como día internacional de las mujeres obreras.

Para terminar quiero hacer un llamamiento. Al conjunto de las mujeres trabajadoras, a organizarse junto a nosotras y nosotros, los y las comunistas, y las organizaciones de clase para poder trabajar por los derechos y avanzar hacia la consecución de un sistema en el que las y los trabajadores seamos los únicos gestores de nuestro destino.

                                                                                                                                                                                                       Jesús Carlos Gómez.

Secretario político de la agrupación del PCE de Alcorcón.

Alcorcón a 8 de marzo de 2015

                                                VIVA LA LUCHA FEMINISTA DE LAS MUJERES OBRERAS.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *