Es cierto, están empezando a salir de la crisis.

El gobierno insiste  en que todos los indicadores señalan que estamos empezando a salir de la crisis, que lo peor ya ha pasado. Y es cierto, en lo fundamental la oligarquía mundial ya ha cumplido el proceso con el que históricamente la burguesía vence a las crisis sistémicas del capitalismo y España no es una excepción. Pero ¿En qué consiste este proceso? Marx y Engles lo expusieron así en el Manifiesto Comunista:

“¿Cómo vence esta crisis la burguesía? De una parte, por la destrucción obligada de una masa de fuerzas productivas; de otra, por la conquista de nuevos mercados y la explotación más intensa de los antiguos. ¿De qué modo lo hace, entonces? Preparando crisis más extensas y más violentas y disminuyendo los medios de prevenirlas.” (K Marx y F.Engles. El Manifiesto del Partido Comunista).

Como es bien conocido y buena parta de la población aún lo está sufriendo en sus propias carnes la crisis en España comenzó con una fuerte destrucción de empleo, sobre todo en el sector desencadenante de la misma, la construcción. Un largo proceso de destrucción de fuerzas productivas, empresas y entidades bancarias que han ido a la quiebra, incluso que han desaparecido. Esta necesidad de destruir fuerzas productivas tiene como base la imposibilidad de seguir obteniendo la misma tasa de ganancia en un determinado sector de la economía que está siempre en la raíz de las crisis capitalistas. Cuando esto se produce el capital se retira a otros sectores más rentables o a valores “comodín” como los metales preciosos a la espera de que la tasa de ganancia se restablezca. En consecuencia la financiación de estos sectores “en crisis” desaparece trayendo la destrucción de fuerzas productivas y la consiguiente destrucción de empleo.

Esta primera fase de la crisis se encuentra ya en un punto muy avanzado en nuestro país, los precios y salarios en el sector de la construcción han bajado lo suficiente para que en pocos años vuelva a ser rentable invertir en él. Pero esta es solo una parte de la forma en que los capitalistas salen de la crisis.

La otra parte tiene que ver con las medidas políticas que se están tomando desde el gobierno a la orden del FMI y el BCE:

De un lado la reforma laboral, unida a la previa destrucción de empleo,  va a permitirles explotar mucho más concienzudamente los mercados ya existentes en nuestro país. A nadie se le escapa que a menores salarios mayor beneficio para el capitalista y esto es lo que nos está trayendo la reforma laboral, acompañada de otras medidas que se están tomando sectorialmente.

De otro lado la dilapidación de la sanidad y la educación pública así como el trabajo que se está haciendo por convertir el sistema público de pensiones en deficitario, unido a la ya inminente reforma de las pensiones van a servirles para conquistar nuevos mercados hasta ahora poco rentables en nuestro país ya que la demanda estaba cubierta por el sistema público. El interés del capital internacional por estos “nuevos mercados” es tan notable que los 5 fondos de inversión más importantes del sector ya se han hecho con el control de más del 5% de las empresas del Ibex35.

La salida de la crisis por lo tanto viene de degradar drásticamente las condiciones de vida de nuestro pueblo, tanto en poder adquisitivo como en calidad en sanidad y servicios públicos que son el futuro gran negocio en el que invertir en nuestro país. Es por esto que el broche final a esta “salida de la crisis” son medidas legales como la ley mordaza o ley antiprotesta pues saben perfectamente que con esta “solución” preparan una crisis más extensa y más violenta que no tardará en convertirse en crisis social y política.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *