Es necesario volver a hablar de la conquista de la democracia, de la dictadura del proletariado.

1217849602959_fdante_w.- Todo Estado es su vez una dictadura y una democracia. Una democracia para la clase social que tiene el poder, una dictadura para el resto de la sociedad. Un Estado son los diferentes aparatos de dominación de una clase sobre las otras. Los aparatos de dominación de un Estado pueden clasificarse como:

  • Aparato ideológico.
  • Aparato jurídico-político.
  • Aparato represor.

Un Estado no puede ser de todo el pueblo, siempre sirve a la clase en el poder. La clase en el poder es libre, sus intereses de clase son garantizados y defendidos por el Estado. El resto de clases son oprimidas, sus intereses de clase son reprimidos por el Estado. La humanidad sólo podrá ser plenamente libre cuando hayan desaparecido las clases sociales y con ellas el Estado como tal.

Para acabar con las clases sociales es necesario acabar con la explotación de unas personas por otras, con el derecho de unas personas a apropiarse del fruto del trabajo de otras. Es necesario imponer los intereses de quienes generan la riqueza sobre aquellos que defienden su derecho a apropiársela. Es necesario un Estado que garantice y defienda los intereses de aquellos que generan la riqueza, una dictadura de la clase obrera, la dictadura del proletariado. Un Estado obrero.

Los Estados capitalistas garantizan los principios capitalistas. El derecho a la apropiación del fruto del trabajo ajeno, el derecho a lucrarse del trabajo ajeno. Los Estados obreros garantizan los principios socialistas. El deber de vivir del trabajo propio. De cada cual según sus posibilidades y a cada cual según su trabajo.  Hasta que el grado de desarrollo de las fuerzas productivas permita garantizar a cada cual según su necesidad.

Los Estados socialistas son Estados obreros, Estados de dictadura del proletariado.

Algunos Estados socialistas como la URSS volvieron a ser Estados capitalistas. Los capitalistas no presentan su Estado como una dictadura aunque lo son, sino como Estados de todo el pueblo. Veinte años antes de la caída del muro de Berlín el comité central del Partido Comunista de la Unión Soviética estableció que la URSS era un Estado de todo el pueblo.

Esto provocó una triple fractura en el movimiento comunista internacional entre aquellos partidos que seguían defendiendo la dictadura del proletariado y denunciaron que la URSS volvía a ser un Estado capitalista, aquellos que defendieron que la URSS seguía siendo un Estado socialista bajo la forma de Estado de todo el pueblo, porque su economía era socialista y aquellos que renunciaron a la dictadura del proletariado renegando de toda la historia de la URSS.

El Partido Comunista de España, bajo la dirección de Santiago Carrillo fue de estos últimos.

La dictadura del proletariado no tiene nada que ver con la dictadura que la burguesía burocrática soviética ejerció bajo la forma del “Estado de todo el pueblo socialista”. La dictadura del proletariado es la más amplia libertad para el pueblo trabajador y la más férrea dictadura sobre la oligarquía financiera, los capitalistas y todas las clases explotadoras.

Por eso ahora que se hace evidente para amplias capas de la población que detrás del régimen democrático burgués en el que vivimos se esconde la dictadura de la oligarquía financiera y los explotadores, es urgente que el Partido Comunista de España retome el objetivo de la conquista de la democracia, la conquista del Estado que defiende los intereses y la libertad del pueblo trabajador, la conquista de la dictadura del proletariado.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *