La sumisión a Washington lleva a España a denegar el acceso a Evo Morales.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, en una sala del aeropuerto de Viena, donde se encuentra retenido. EFE
El presidente de Bolivia, Evo Morales, en una sala del aeropuerto de Viena, donde se encuentra retenido. EFE

dante_w .- España junto con otros países de la UE como Italia, Francia o Portugal denegó ayer el aterrizaje al avión en el que viajaba el presidente de Bolivia Evo Morales, ante la sospecha de que  el ex agente de la CIA Edward Snowden, buscado por el gobierno de los EEUU, viajara junto a él.

El crimen por el que es buscado Edward Snowden es revelar ante el mundo el espionaje que EEUU ejerce sobre ciudadanos de la UE. Sólo por eso cualquier actuación en favor de su detención por parte de países de la UE debería considerarse como traición. Pero en este caso concreto resulta de todo inadmisible que desde el gobierno español se busque el enfrentamiento con un pueblo hermano como Bolivia.

Aunque tanto Francia como Portugal e Italia levantaron horas más tarde la prohibición, el avión de Morales tuvo que practicar un aterrizaje forzoso en Viena (Austria) donde el presidente sudamericano lleva cerca de diez horas esperando a que se llegue a una decisión. España, que en un principio dio el permiso para sobrevolar y aterrizar a Morales, finalmente se unió al grupo de países que prohibió su entrada sin que todavía haya levantado la orden o se conozca cuál va a ser su posición.

“Estamos esperando el permiso. Seguramente España está consultando con su amigo. Su amigo debe ser Estados Unidos”, dijo Evo Morales a los periodistas desde el aeropuerto austriaco.

“Esto fue orquestado, amañado por el departamento de Estado de Estados Unidos, que utilizando algunos países europeos ha provocado esta situación, con la sospecha de que en el avión presidencial estuviera el señor Snowden”, denunció el ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, que negó tajantemente que tales sospechas fueran ciertas.

La afrenta cometida contra el presidente boliviano es muy grave y el malestar no ha tardado en extenderse a otros países de América Latina  entre ellos Argentina, Ecuador y Venezuela.”Me ha llamado dos veces Cristina (Fernéndez), con unas propuestas legales”. “Me ha llamado dos veces Correa, muy preocupado, que está consultando retirar los embajadores que tenemos los países del Alba”. “Me ha llamado también el presidente Maduro buscando soluciones legales para acabar con esta retención o secuestro, no sé lo que es esto legalmente”, señaló Morales.

La sumisión de la oligarquía española a EEUU parece no tener límites. Los efectos de los recortes y la reforma laboral diseñados por el FMI, el principal aparato de intervención financiera yanqui,  están sumiendo a nuestro pueblo en la pobreza. Pero eso no parece ser suficiente y el gobierno decide jugarse puntos clave de nuestras relaciones internacionales solo para demostrar su fidelidad a Washington. Una muestra de rasgos semicoloniales que el pueblo español no puede permitirse seguir tolerando.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *