Gracias basureros del Alcorcón

@dante_w.- Imagínense ustedes que son dueños de una empresa y que contratan un gestor para que la dirija. Imagínense que ese gestor trabaja en secreto para la competencia y decide ceder un sector del negocio de la empresa a otra competidora.

Imagínense que son los trabajadores de la empresa quienes deciden defenderla llendo a la huelga con todo lo que conlleva.

Pues esto ni más ni menos es lo que está pasando con el conflicto entre el gobierno municipal de David Pérez y los basureros de Alcorcón. ESMASA es una empresa de propiedad municipal, sus dueños no son los trabajadores, son todas las vecinas y vecinos de Alcorcón. Y el pueblo de Alcorcón debe de estar, yo como vecino de Alcorcón lo estoy, muy agradecido y muy orgulloso de sus trabajadores, que han demostrado merecerse esos sueldos que algunos consideran desproporcionados para unos “simples basureros”.

El agradecimiento que les debemos se lo estamos devolviendo solo en parte en forma de apoyo a su lucha, pero debemos recordar que ESMASA es nuestra y es a nosotros, al pueblo de Alcorcón, a quien corresponde defenderla. Las condiciones que han conseguido los basureros con su huelga son ahora infinitamente mejores que hace dos semanas.

Ahora el gobierno municipal ofrece garantizar que no liquidará ESMASA tras el rescate, cosa que hace dos semanas era impensable. Pero independientemente de que los trabajadores lleguen a un acuerdo en base a esto o no, es al pueblo de Alcorcón a quien corresponde seguir adelante y no consentir la privatización ningún servicio de ESMASA, la recogida del vidrio tampoco.

Porque los principales perjudicados del acuerdo del alcalde con Ecovidrio son los dueños de ESMASA, que somos las vecinas y vecinos de Alcorcón. Es a nosotros a quienes nos corresponde continuar esta lucha porque nos están robando unos servicios que nos han costado muchos años y mucho dinero conseguir, para que ahora venga una empresa privada a lucrarse con ellos.

Si finalmente la recogida del vidrio se privatiza no será una derrota de los basureros, sino del pueblo de Alcorcón por dejarse robar.  No podemos exigir a los empleados de nuestra empresa que la defiendan más consecuentemente que nosotros, aunque ya han demostrado que en esto son un ejemplo. Un ejemplo que más nos vale seguir o perderemos mucho.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *