La reforma de las pensiones determinada por el control de los grandes fondos sobre el Ibex 35

La oleada de inversión extranjera en las empresas cotizadas españolas que anunció a bombo y platillo el jefe de la oligarquía española, Emilio Botín, tiene cuatro nombres propios: BlackRock, Vanguard Group, Norges Bank y BNP Paribas. Los cuatro con fuertes intereses en el negocio de los fondos de pensiones privados.  Juntos gestionan 26.180 millones de euros en participaciones de compañías del Ibex 35, lo que representa un 5,1% del valor conjunto del índice selectivo.

He aquí la razón por la que el Gobierno ha sacado 18.651 millones de euros de la ‘hucha de las pensiones’ entre 2012 y 2013. Convertir el sistema público de pensiones en deficitario es condición sine qua non para hacer de los fondos privados de pensiones un suculento negocio en nuestro país.

Es por esto que como dijo Botín a España llega dinero de todas partes. Vienen en busca de los suculentos beneficios que va a suponer para estos fondos la ya anunciada reforma de las pensiones.

En nuestro país hay recursos suficientes para cubrir las pensiones sin recurrir al fondo de reserva, el problema es que esos recursos se están destinando al pago de la deuda y sus intereses para el que se destina ya más de un 19% del PIB, por lo que en los hechos lo que el gobierno está haciendo es entregar el fondo de reserva de las pensiones al capital extranjero.

A nadie se le escapa que quien controla el Ibex 35 controla las decisiones del gobierno de España. La sumisión de la oligarquía financiera española y sus representantes políticos al capital extranjero no es sólo una amenaza para nuestra libertad y soberanía nacional. Lo es también para las condiciones de vida de nuestro pueblo.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *