Lo llaman democracia y no lo es, pero ¿Qué es la democracia?

 

Democracia. Dos lobos y una oveja votando qué van a cenar.
Democracia. Dos lobos y una oveja votando qué van a cenar.

dante_w .- Lo llaman democracia y no lo es se grita en las calles. Que detrás del sistema parlamentario se esconde la dictadura de los mercados, de la oligarquía financiera, es algo cada vez más evidente para cada vez más amplias capas de la población. ¿Pero es posible la democracia entendida como el gobierno de todo el pueblo? Habrá quien sostenga que sí. Que aunque ahora mismo los gobiernos no representan los intereses del pueblo, sino de una minoría, es posible encontrar un equilibrio en el que se satisfagan tanto los intereses de unos como los de otros. En realidad no es así.

La sociedad en la que vivimos está divida en diferentes clases sociales que se diferencian unas de otras en el papel que ocupan en la producción de la riqueza, su relación con los medios necesarios para producir esa riqueza y la forma y proporción en que perciben esa riqueza. Fundamentalmente nos encontramos en una sociedad polarizada en dos partes:

  • Una parte de la sociedad que dirige la producción de la riqueza, es dueña de los medios necesarios para producirla, del capital,  y percibe la mayor parte de esa riqueza en forma de beneficios.
  • Otra parte de la sociedad se encarga de la administración, gestión, distribución y producción directa de la riqueza. No posee medios para producir esa riqueza y percibe una proporción de la riqueza en función del mercado laboral en forma de salario.

La relación entre estas dos partes de la sociedad toma la forma de contrato en el que unos se comprometen a pagar el salario a los otros y estos a entregar el fruto de su trabajo a los primeros. En esa relación unos revalorizan su capital y otros reciben lo necesario para seguir viviendo.

¿Es posible en este orden de cosas gobernar para todos? No. Sencillamente porque los intereses de unos son antagónicos con los de los otros. A una parte de la sociedad le interesa seguir siendo la única poseedora del capital, para que el resto tenga que seguir trabajando para revalorizarlo a cambio de un salario. A la otra le interesa acabar con esa relación pues no será libre mientras esta exista.

Algunos argumentaran que puede legislarse de manera que la distribución de la riqueza sea más equitativa, aunque se mantenga la relación entre capitalista y trabajador asalariado, de manera que la tasa de ganancia del primero sea inferior y el salario del segundo mayor. Llamar a esto democracia sería lo mismo que decir que llamar buen pastor a aquel que negocia con los lobos el número de ovejas que pueden comerse al día.

Como las ovejas y los lobos, trabajadores y capitalistas tienen intereses antagónicos. Cualquier régimen político que parta del derecho de los lobos a comerse a las ovejas, sea de forma regulada o no, es una dictadura para las ovejas. La única democracia posible para las ovejas es aquella que impide bajo cualquier forma que los lobos se las coman. Qué duda cabe que los lobos calificarían a ese régimen de dictadura. De igual manera la única democracia posible para los trabajadores es la dictadura sobre los capitalistas.

http://lapuertadelinfierno.es/?p=805

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *