Luchar por la república es luchar contra el paro y los recortes

República 3dante_w .-A día de hoy a nadie se le escapa que detrás de la situación de precariedad, paro y pobreza que vivimos en España se encuentra la capacidad de intervenir en nuestra política de la oligarquía financiera norteamericana, francesa y alemana, o lo que es lo mismo la supeditación de nuestro gobierno y los principales aparatos del Estado a los centros de poder de Estados Unidos y la Unión Europea.

Prueba de ello fue la reforma del artículo 135 de la constitución de mano de un pacto PP-PSOE y al dictado del Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, con el objetivo de que la capacidad de financiación y decisión sobre la distribución de los recursos de nuestro país quedase supeditada al pago de la deuda. La deuda que la banca española tenía con la banca de las principales potencias internacionales y que por medio de rescates bancarios se ha convertido en deuda pública.

Esa es la base de las políticas de recortes, la reforma laboral, el paro y la miseria a la que nos están sometiendo y eso es lo que convierte la lucha contra esas políticas en la lucha contra la intervención de los centros de poder de Washington y Berlín en nuestro país, en la lucha por la independencia nacional.

El sometimiento de España a los intereses políticos, económicos y geoestratégicos de las principales potencias, con EEUU a la cabeza fue la clave del sostenimiento de la dictadura franquista. Bajo el discurso nacional-católico se escondía un auténtico régimen vendepatrias, dispuesto a convertir nuestro país en una base norteamericana con tal de contar con el apoyo internacional de la superpotencia yanqui.

Hoy la capacidad de intervención de las grandes potencias en nuestro país es mucho mayor cuantitativa y cualitativamente. Décadas de gobierno sumisos a los dictados de EEUU y la UE, desde los tratados a Maastricht hasta el escudo antimisiles de la OTAN, pasando por el recientemente renovado tratado de ”libre comercio”, han socavado cada tratado, con cada reforma nuestra soberanía nacional. Y el régimen que permite que esto sea así, el régimen del 78, tiene una clave de bóveda sucesora del arquitecto que lo confeccionó dejándolo todo atado y bien atado.

Garantizar los intereses de EEUU y sus aliados europeos en España ha sido el principal papel de la monarquía española desde la transición. Incluso antes de reinar  Juan Carlos I ya filtraba información militar a EEUU según han revelado los informes de Wikileaks. Es por esto que ante la nueva ofensiva militar de EEUU en el Este de Europa y oriente próximo ha sido necesario para Washington renovar la pieza clave de su dominio sobre sus enclaves militares en el mediterráneo. Felipe VI no supone ningún cambio, viene para continuar la misma línea de sometimiento para España que ha seguido su padre.

No podremos liberarnos de las políticas de recortes y pérdida de derechos sin conquistar nuestra independencia nacional. No podremos aplicar políticas de inversión y creación de empleo mientras no acabemos con la pieza clave del régimen que pone la jefatura del Estado y el ejército, los aparatos fundamentales del poder en nuestro país en manos de aquellos que, como dijo Pasionaria, necesitan una España pobre y atrasada a para imponerle tratados ominosos y pactos leoninos.

En abstracto ni monarquía ni república garantizan la independencia para ningún país. Pero en lo concreto para España solo hay dos caminos, seguir bajo el yugo de la Troika o acabar con el principal garante de su capacidad de intervención en nuestro país: la corona.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *