El gobierno municipal insulta a las víctimas españolas de los nazis excluyéndolas del homenaje en el día del Holocausto

Los españoles antifascistas reciben a las tropas que los liberaron de los campos de concentración
Los españoles antifascistas reciben a las tropas que los liberaron de los campos de concentración

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha presidido este lunes en el centro cultural Los Pinos el acto de homenaje a las víctimas del genocidio nazi con motivo del Día de la Memoria del Holocausto, que está designado a nivel mundial por Naciones Unidas para el día 27 de enero.

Durante el acto, presidido por la bandera del Estado de Israel, en un burdo intento de indentificar el sionismo con la condena del antisemitismo, según la propia web del Ayuntamiento, “tuvo lugar la ceremonia de encendido de seis velas en homenaje a todas las víctimas del Holocausto. La primera de ellas, por los seis millones de judíos asesinados en guetos, persecuciones y campos de concentración. La segunda tenía como protagonistas al millón y medio de niños judíos menores de 16 años asesinados por los nazis. Los protegidos por los Justos, que con su humanidad salvaron a miles de judíos perseguidos, fueron representados con la tercera vela. También hubo un recuerdo especial para quienes, arriesgando sus vidas, salvaron a los perseguidos, para los supervivientes que rehicieron sus vidas en Israel y en la diáspora preservando su identidad. La última vela fue un recuerdo a la memoria de los colectivos que padecieron la barbarie nazi: gitanos, minusválidos y homosexuales, entre otros”. Ni un sólo símbolo, ni mención que hiciera referencia a los republicanos españoles que sufrieron la barbarie de los campos de concentración nazi, que obviamente deberían tener un protagonismo de primera fila en todos los homenajes a las víctimas del Holocausto que se realicen en su propio país.

Dos años antes de que el primer tren con judíos saliera hacia los campos de concentración nazis, lo hacían otros cargados con españoles.  El más conocido, por ser el más numeroso, el ‘convoy de los 927’. Republicanos, socialistas, comunistas y anarquistas españoles, exiliados en Francia, familias enteras.

Partieron de la estación de Angulema pensando que volvían a España porque Franco les había perdonado. Pero entraron en un oscuro túnel tras atravesar media Europa. Su destino, el campo de concentración de Mauthausen. El que más deportados españoles tuvo, pero no el único. En todos ellos los españoles perdieron, abandonados por el régimen franquista su patria, su dignidad, su identidad. A base de golpes tuvieron que aprenderse su número en alemán. Setenta y cinco años después no lo han olvidado. De los 9. 000 españoles deportados, más de la mitad murieron por el trabajo agotador, la desnutrición, los malos tratos y las enfermedades. Gusen, un subcampo de Mauthausen fue el lugar donde más deportados españoles fallecieron, 3.959. El total  en todos los campos, ascendió, incluyendo a los desaparecidos, a 5.519.

Uniforme de preso con el símbolo que identificaba como republicano español
Uniforme de preso con el símbolo que identificaba como republicano español

Dentro del sistema de clasificación nazi existía un símbolo especial para marcar a los republicanos españoles. Dentro del símbolo, generalmente un triangulo,  que los identificaba como comunistas, socialistas etc inscribían una ‘S’, de Spaniard.

Borrar la memoria de los antifascistas españoles

El alcalde que en la historia de Alcorcón más se ha jactado de su patriotismo, olvida de forma intencionada a sus compatriotas en este homenaje. Su memoria es la memoria del antifascismo español, que contribuyó a la lucha internacional contra el nazifascismo luchando primero en España y después en toda Europa.

Homenaje a los republicanos españoles en París
Homenaje a los republicanos españoles en París

De he echo la república francesa homenajea cada año a los españoles republicanos que liberaron París de los nazis, con “La Nueve”, la primera compañía de choque que entró en París bajo el mando del generl Leclerc. El homenaje se realiza bajo bandera republicana y ningún representante del Estado ni el gobierno español acude a recibir los honores.

El 24 de agosto de 1944, un grupo de vehículos blindados semiorugas (half-tracks) y tres tanques Sherman entran en la capital francesa por sorpresa. Los parisinos creen en un principio que son parte de las tropas alemanas instaladas en la ciudad; después se dan cuenta de que no, que visten uniformes del ejército de Estados Unidos y que son la avanzadilla de las tropas que devolverán la libertad a París y, por consiguiente, a toda Francia.

Pero la confusión aumenta cuando cada vehículo en los que se desplazan esos oficiales y soldados tiene inscrito en el morro un nombre en español. Los half-tracks bautizados ‘España cañí’, ‘Guernica’, ‘Madrid’, ‘Brunete’, ‘Guadalajara’ o ‘Ebro’, entre otros, son conducidos por militares que portan una bandera roja, amarilla y violeta cosida a sus uniformes. Son los miembros de La Nueve, la compañía de choque de la II División Blindada (DB) del general Leclerc. Se la conocía así, La Nueve, en español, porque 146 de sus 160 componentes eran republicanos españoles, alistados en las tropas de la Francia libre.

Que las instituciones españolas intenten borrar de la Historia el papel de nuestros compatriotas en la lucha por la libertad es un autentico insulto a las víctimas del Holocausto, a todas las personas que lucharon por la libertad contra el nazifascismo y a nuestro pueblo.

 

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *