Escuela de marxismo: La crisis de 1637: La Tulipomanía.

kyt_448Como las crisis son fruto de las contradicciones internas del capitalismo son consustanciales a este y por tanto existen desde que existe el capitalismo. El primer ejemplo con repercusión internacional de crisis capitalista es la crisis de 1637 también conocido como “Crisis de los tulipanes” o “Tulipomanía”, cuyo estallido tuvo lugar dentro el país de Holanda, el primer país donde el capitalismo se había desarrollado plenamente.

El esquema de esta crisis puede aplicarse a todas las posteriores:

Con la introducción del tulipán en Europa apareció un mercado nuevo, la compra-venta de bulbos de tulipán. En principio los tulipanes pueden parecer inútiles, sin olor ni aplicación medicinal floreciendo sólo una o dos semanas al año. Sin embargo al cultivarlos en Holanda los tulipanes se veían infectados por un parásito que hacía que los tulipanes, por naturaleza de un solo color, se convirtieran en tulipanes multicolores y no sólo eso, sino que además aparecían ejemplares únicos en los que  no se repetía nunca la combinación de colores.

Esto generó que la ganancia en el cultivo de tulipanes fuese muy alta ya que comprar bulbos de tulipanes corrientes Turquía requería una inversión relativamente baja que podía producir muy altos beneficios al convertirse en ejemplares únicos en Holanda. Los beneficios llegaron al 500%.

Esto provocó que el capital holandés se concentrara en el cultivo de tulipanes disparando su producción a la misma velocidad que la burbuja de precios. Hasta que llegado un determinado grado del desarrollo de la producción de tulipanes esta fue demasiado grande para el régimen de propiedad burgués, esto es, ya no permitía la revalorización del capital invertido con la misma tasa de ganancia.

En 1637, el 5 de febrero, un lote de 99 tulipanes de gran rareza se vendió por 90.000 florines: fue la última gran venta de tulipanes. Al día siguiente se puso a la venta un lote de medio kilo por 1.250 florines sin encontrarse comprador. Entonces la burbuja estalló. Los precios comenzaron a caer en picado y no hubo manera de recuperar la inversión: todo el mundo vendía y nadie compraba. Se habían comprometido enormes deudas para comprar flores que ahora no valían nada. Las bancarrotas se sucedieron y golpearon a todas las clases sociales. La falta de garantías de ese curioso mercado financiero, la imposibilidad de hacer frente a los contratos y el pánico llevaron a la economía holandesa a la quiebra.

Este esquema de crisis financiera puede observarse en todas hasta nuestros días:

1. Aparece un nicho de mercado con ganancias especialmente altas.
2. El capital se concentra en esta rama de producción con 3 consecuencias principales:

  •     Se dispara la producción en ese sector del mercado.
  •     La mano de obra se especializa en ese sector.
  •     Toda la economía nacional e internacional comienza a girar en torno a ese sector.

3. La producción  en ese sector se desarrolla hasta sobrepasar la capacidad del mercado, no porque se produzca más de lo que se necesita, sino porque se produce más de lo que permite mantener la tasa de ganancia.

4. Al caer la tasa de ganancia el capital se retira de ese sector de la producción destruyendo los medios de producción, productos financieros y los puestos de trabajo concentrados en este sector.

5. Con la destrucción de medios de producción y puestos de trabajo en el sector más concentrado de la producción cae el consumo y la destrucción de capital y puestos de trabajo se extiende al resto de los sectores de la economía.

El próximo viernes 5 de julio a las 19:30 en la tercera clase de la escuela popular de marxismo de Alcorcón (CSan Blas Nº 1), profundizaremos en las crisis capitalistas, el manifiesto comunista y la herramienta que supone a la hora de encontrar una salida a la crisis de acuerdo a los intereses de la mayoría.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *