La presidenta Ayuso adjudica a dedo más de 800.000 euros a la empresa de una “colegui” de su partido

Con razón ponen tanto empeño en el mantra de que lo privado es mejor que lo público. Hay un negocio de “toma perras que son gratis porque las saco del puchero público”, que hace que hasta los mellados afilen sus colmillos y saliven al ver los fajos de billetes que el dedo corrupto de Santa Ayuso de la CAM otorga y reparte entre sus conocidos y amigas.

Según La SER,”el Ejecutivo regional ha publicado ya el primero de los grandes contratos de servicios que van ligados a la puesta en marcha del nuevo hospital Isabel Zendal en Valdebebas, en la capital. Se trata del que rige la seguridad del complejo, al que seguirán otros para la limpieza, el mantenimiento o la restauración. Todos serán adjudicados a empresas privadas, según explicaron los responsables de la Consejería de Sanidad a los cinco sindicatos que se sientan en la mesa sectorial”

La tan aclamada colaboración público-privada en la gestión, en este caso, de la sanidad, consiste en que la parte pública pone las perras y la privada el cazo con el que las recoge.

La singular cadena, La SER, sigue explicando esta operación, ya rutinaria en los haberes del Partido Popular, declarado por los jueces el más corrupto de la historia (si excluimos a Franco y su familia, y sobre todo a la collares, terror de joyeros y anticuarios) y dice:  “La vigilancia del hospital de emergencias la va a llevar Ariete Seguridad S.A., la empresa familiar de Silvia Cruz Martín, una vieja conocida del PP madrileño, que llegó a ser primera teniente de alcalde de Alcorcón hasta que dimitió en 2017. La sociedad recibirá a cambio un máximo de 808.198,59 euros, impuestos incluidos. El contrato, como todos los vinculados al Isabel Zendal, se ha tramitado por la vía de emergencia, sin concurso. La Consejería de Sanidad no ha pedido más presupuestos, según un portavoz del departamento. “Se ha hecho un contrato de emergencia por un periodo provisional de 6 meses con esa empresa, que ya trabaja en la red de hospitales, para poder en ese periodo sacar el concurso definitivo”

Y en el último párrafo que aquí se reproduce de la noticia de la ínclita cadena SER, se recoge bien lo que es el “capitalismo de amiguetes”, lo que viene a ser el aprovecharse de los dineros públicos para engordar la cuenta de resultado, muchas veces negativos y con pérdidas, de las empresas, siempre privadas, de los arrimados (y Arrimadas) a la buchaca pública que es de donde sacan los recursos dinerarios que su idolatrado mercado les niega.

“Según la documentación a la que ha tenido acceso la Cadena SER, las cosas no iban bien en el negocio. Cruz se inscribió como administradora única de la sociedad en el Registro Mercantil apenas dos meses después de dejar su cargo público, el 27 de septiembre de 2017. En ese ejercicio, en el que Cruz apenas ejerció un trimestre, el beneficio neto de Ariete Seguridad se desplomó hasta 352.395 euros, un 60% menos que en 2016. El año siguiente -2018- fue incluso peor y la empresa entró en pérdidas, con unos números rojos de 450.698 euros. La recuperación no llegó hasta 2019, cuando el resultado volvió a ser positivo -de 191.419 euros-. Y eso que la cifra de negocio de la empresa -muy dependiente de adjudicaciones de organismos públicos- no ha parado de crecer en los tres últimos ejercicios. Desde que Cruz volvió a tomar las riendas ha aumentado un 27%, hasta los 20,2 millones de euros que alcanzó el año pasado. La Cadena SER ha tratado de ponerse en contacto con ella sin éxito.”

Se quejan luego del escudo social que se gestiona para aliviar la miseria en las familias más pobres y ellos, y ellas, miembros de la derecha liberal, vampirizan recursos infinitos, sacado del monedero público, medios que son necesarios para construir un país desde la igualdad de oportunidades, desde la solidaridad y no desde la concepción medieval, elitista y estamental.

Email Facebook Twitter