Cambiar el régimen

En España existe una ley de partidos que vigila con especial celo que no existan fuerzas políticas legales con vinculación a ETA y si Euskal Herria Bildu es una fuerza política legalizada en España es porque la judicatura no le ha quedado la menor duda de que no existe relación entre Bildu y ETA. Pero esto no es impedimento para que desde la derecha política se agite el fantasma de ETA para atacar la actividad parlamentaria de Bildu, especialmente aquella en que los votos de la formación vasca sirven para sacar adelante propuestas con otras fuerzas de izquierdas del parlamento.

 

Y es que el terrorismo de ETA no sólo causo dolor, miedo y muerte entre el pueblo vasco y del resto del país. También causaba una división insalvable en la izquierda del conjunto del Estado, que impedía que los puntos comunes que comparten las diferentes fuerzas políticas de izquierda, se plasmasen en acuerdos políticos y en votaciones conjuntas, que permitieran sacar adelante proyectos sin contar con las fuerzas de la derecha. En definitiva que se puedan aprobar en el parlamento presupuestos y leyes que no tengan que pasar el filtro de liberales, conservadores y reaccionarios. Es esto lo que PP, VOX y Cs no pueden soportar de la actividad parlamentaria de Bildu y no su supuesta vinculación a una banda terrorista que ya no existe y a la que desde la derecha se echa de menos por este motivo. Por eso no paran de agitar su fantasma y cuando esto es suficiente gritan escandalizados sobre los objetivos de cambiar el régimen político en España que  Bildu o ERC afirman tener.

 

Cambiar el régimen. ¿Qué quiere decir esto? Como recientemente afirmó en TVE el diputado y Secretario General del Partido Comunista de España, Enrique Santiago,  “si por régimen entendemos una Constitución que no garantiza ni la vivienda ni el trabajo digno, es bueno cambiar ese régimen por uno que sí garantice los derechos humanos.”

 

Y es que efectivamente en España se presentan a las elecciones numerosas fuerzas políticas que tienen entre sus objetivos cambiar el régimen político. Abolir la monarquía, acabar con los privilegios de la banca y con unas estructuras de poder que impiden disponer los recursos económicos nacionales para resolver la actual crisis económica y sanitaria. Al mismo tiempo que el Ibex35 bate records de beneficios, se nos dice que los recursos para salir de la crisis tienen que venir de Bruselas, y eso es porque existe un régimen que así lo impone.

 

Quizá las fuerzas que quieren que todo eso cambie no dispongan de la fuerza para cambiarlo, pero parece que sí al menos para evitar que los presupuestos generales del Estado tengan que contar con el beneplácito de aquellos para los que ese régimen es sagrado.

Email Facebook Twitter