Jesús Santos, se querella por injurias contra La Razón

ALCORCON REPUBLICANO ./. 

Jesús Santos, segundo teniente de alcalde de Alcorcón y presidente de ESMASA, va a poner una querella contra el diario conservador La Razón, por injurias y por la publicación de noticias falsas dirigidas a minar la imagen Santos, una actitud sostenida en el tiempo y que se incrementa con la llegada de Ganar Alcorcón, la coalición a la que pertenece el edil, al gobierno del municipio, acabando con ello con ocho años de desmantelamiento de la localidad por parte del Partido Popular.

Santos intuye que esta campaña de acoso y derribo ha sido llevada a los medios nacionales siguiendo una estrategia para desacreditar el gobierno de izquierda municipal, y cuyos mayores valedores son las derechas locales, frustradas por haber sido desalojadas del poder municipal y temerosas de que el nuevo gobierno ponga sobre la mesa las irregularidades cometidas por el PP en Alcorcón y que salpicarían, entre a otras personas, al que es hoy el Consejero de Vivienda del gobierno de la CAM, compuesto por PP, C´s con el apoyo imprescindible de VOX.

La fobia anti Jesús Santos por parte de los portavoces popular y de VOX, Ana Gómez y Pedro Moreno se manifiesta continuamente con arremetidas cuyo eje fundamental es el insulto, la mentira y el afán de causar daño, de desacreditar. Ni un solo gesto ha habido en este año que lleva en el gobierno municipal de apoyo y reconocimiento de su gestión. Más bien, los éxitos logrados en ESMASA, empresa degradada por el PP con el fin de venderla al mejor postor por cuatro perras, el ingente esfuerzo de la plantilla por acabar con el basural en que los populares dejaron el pueblo, toda esa labor positiva pasa sin pena ni gloria. Calumnia, calumnia, que algo queda, era la máxima goebbeliana que parece ser práctica habitual de esta oposición desleal y embustera.

Será un juez el que determine y ponga en su sitio a los difamadores. Sería recomendable, por el bien de la profesión periodística, que La Razón rectificase y reconociese su deriva panfletaria cambiando el modo de hacer oposición mediática, algo legítimo, introduciendo, no bulos y mentiras, sino manifestando desacuerdos argumentados. Pero eso es lo que tiene el oligopolio mediático que rige la información en España.

Email Facebook Twitter