ESMASA amplia sus servicios y se consolida como empresa pública en Alcorcón

ALCORCON REPUBLICANO ./.

Se acaba de aprobar en el pleno del Ayuntamiento de Alcorcón continuar con el proceso de municipalización que ESMASA ya presta con el inseguro régimen de encomiendas. El trifachico (PP,Cs y VOX), atendiendo a su alma neoliberal, han votado en contra.

 

El régimen de encomiendas era irregular y mantenerlo no solo generaba inseguridad jurídica, sino que, además, también generaba inseguridad para todas las personas que trabajaban realizando dichos servicios.

Los tres partidos de la derecha se han opuesto aludiendo razones que ni ellos mismos se han creido. Unos, PP y VOX, amparados en sus prejuicios ideológicos, el tercero en discordia, Cs, por ser el hermano pobre de esta trilogía tardofranquista y no querer perder la rueda a los dos grandes mastodontes del extremismo derechista.

El papel desarrollado por ESMASA durante estos tres últimos meses de crisis sanitaria ha sido crucial. Una empresa pública, tocada por los 8 años de acoso y abandono por parte de la derecha, y con apenas un año desde que se puso orden y se volvió a engrasar todo el engranaje de ESMASA, ha demostrado ser de una utilidad estratégica de primera magnitud, ayudando, limpiando y cuidando la salud de la ciudadanía de Alcorcón. Como contraste está la lúgubre y cruel gestión privada de las residencias de mayores y sus resultados dantescos, una tragedia que se anunciaba desde hace años y que la Comunidad de Madrid, responsable exclusiva de estas residencias y de velar por su buen funcionamiento, dejó en manos del mercado.

Hoy ESMASA también garantizará, como empresa pública, que los servicios de mantenimiento de fuentes, instalaciones semáfóricas, instalaciones térmicas y eléctricas de edificios municipales, limpieza de dependencia municipales y patios de colegios y servicios de recogida y retirada de vehículos , seguirán dándose pero a partir de ahora con la garantía que solo ofrece una empresa pública.

Queda por recordar que la furia anti ESMASA como empresa pública desplegada hoy por la derecha del rencor,  de la bolsa y los doblones, tiene un tufillo clasista ya que tanto o igual que blindar el patrimonio público de especuladores y aventureros del capitalismo de amiguetes, les viene mal el hecho de que quien preside esta empresa, Jesús Santos, no es un laureado de cuarto de hora en un Harvard imaginario entre Pinto y Valdemoro, sino un trabajador de la empresa, un barrendero que ha llegado a ser su presidente y máxima garantía de que ESMASA seguirá siendo pública.

Cuando se escuchan las estridencias contra la gestión social de los recursos de todos, se echan mucho de menos las palabras que a esta derecha sin alma les regalase en una memorable sesión en el Congreso el que fuera diputado de la Chunta, josé Antonio Labordeta.

Email Facebook Twitter