Alcorcón solicita la intervención en las residencias de mayores

MIRIAM BENÍTEZ /

En medio de la crisis del coronavirus, el Gobierno autonómico de Madrid presidido por Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular), optó por asumir las competencias sanitarias en las residencias de ancianos con el fin de dotar a estas del equipamiento necesario para solventar la crisis. Sin embargo, no han sido pocos los titulares que inundaban periódicos y telediarios anunciando la deficiente gestión sanitaria en las residencias de la Comunidad de Madrid. Se conocía este fin de semana a través de el diario El País que las cifras de fallecidos por coronavirus en las residencias madrileñas ascendían a 5.272 personas.

En el municipio de Alcorcón, el Ayuntamiento solicitó a la Comunidad de Madrid la medicalización y la intervención en las residencias de mayores, haciendo hincapié en la falta de transparencia y en la llegada tardía de protocolos de actuación. Desde la plataforma de familiares con parientes en la residencia pública de Alcorcón, se han trasladado diversas quejas a la Consejería de Sanidad, principalmente por las escasas llamadas que reciben para informar de la situación y la imposibilidad de ser ellos mismos quienes contacten con la residencia. El colectivo no se olvida de las trabajadoras del centro, quienes han trabajado sin la protección adecuada, y solicitan que se realicen pruebas tanto a pacientes como a trabajadoras.

A pesar de que los equipos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) han procedido a desinfectar la residencia pública, voluntarios del cuerpo del Cuerpo de Bomberos han llevado equipos de protección fabricados por el colectivo Coronavirus Makers de Alcorcón y ya se haya accedido a realizar las pruebas de Covid-19 solicitadas, la asociación El Defensor del Paciente ha pedido a la Fiscalía Provincial de Madrid el cierre de la residencia ante los informes presentados por los propios familiares.

La plataforma de familiares de pacientes se ha encargado de organizar cronológicamente los hechos acontecidos y ha denunciado que, aunque la restricción de visitas fue comunicada el 6 de marzo, no se hizo realmente efectiva hasta el 13 de marzo. Durante este tiempo, las empleadas trabajaban sin protección para no alarmar a los pacientes. El uso de mascarillas dio comienzo el 17 de marzo, coincidiendo con las noticias sobre las primeras sospechas de infectados. Y, solo tres días después, se confirmaron los primeros fallecidos y se acentuó la desinformación de los familiares. No fue hasta el 10 de abril cuando empezaron a derivarse enfermos de covid-19 al Hospital Fundación de Alcorcón. Por último, se ha denunciado también que muchos fallecidos por coronavirus permanecieron en sus camas hasta que fueron recogidos por los Bomberos o la UME.

Email Facebook Twitter